Cómo Evitar y Eliminar la Violencia Laboral en tu Empresa

 

Violencia laboral es una acción, sobre la cual muchas empresas reflexionan en la actualidad. Esta situación puede ocurrir, en cualquier lugar de trabajo, y la misma es considerada un riesgo emergente en las organizaciones.

Según el estudio Violencia en el Trabajo y sus Modalidades, año 2017, aplicado en México, Colombia, Bolivia, Ecuador y Perú, realizado por el profesor Pedro Gil-Monte, 13% de los trabajadores sufre violencia psicológica, correspondiente a discriminaciones y amenazas.

Desde la Organización Internacional del Trabajo hasta diversos teóricos y organizaciones, han definido la violencia laboral como acciones que tienen lugar en el sitio de trabajo de una o varias personas. Estas acciones pueden ocurrir por largos períodos de tiempo. Además pueden ser ejercidas por diversas personas como el empresario, personas con cargos directivos y compañeros de trabajo.

Este tipo de violencia, es llamada también de otras formas, tales como:

  • Acoso laboral.
  • Psicoterror laboral.
  • Mobbing (ataque o atropello).
  • Acoso moral.

Cuando alguien es víctima de intimidación, maltratos, insultos, bromas burlonas, discriminación, trato vejatorio, desvalorización de sus tareas, acoso sexual, entre otras, se atenta contra la integridad física, psicológica, sexual y social del trabajador.

Tipos de Violencia Laboral

Existen muchos comportamientos humanos que pueden catalogarse como violencia laboral. En el ámbito laboral la violencia puede dividirse en violencia física y violencia psicológica. A continuación se describen las mismas:

Violencia Física: Se refiere a cualquier daño físico directo o indirecto, que pueda sufrir el trabajador, en su entorno laboral. Estas agresiones pueden ser golpes, cachetadas, disparos, empujones, pellizcos, puñaladas y patadas.

Violencia Psicológica: Es aquella en la cual se emplea el poder como un recurso de intimidación contra una o varias personas. Este tipo de violencia laboral, puede causar grandes daños en el desarrollo mental, físico y moral de una persona. Además,  puede evidenciarse en abusos verbales, acoso, atropellos y amenazas.

Entre los tipos de violencia laboral psicológica se pueden nombrar: acoso sexual, moral y discriminatorio.

Acoso Sexual: Es todo tipo de  comportamiento, verbal o físico de connotación sexual que no se desea, dentro del ámbito laboral. Con la intensión de  transgredir la dignidad de un individuo, creando un ambiente propicio para intimidación, ofensa y humillación.

El acoso sexual puede iniciar de una forma muy sutil y posteriormente puede convertirse en una verdadera pesadilla para el acosado. Puede manifestarse con gestos como miradas obscenas, señales de tipo sexual y exhibición de imágenes con contenido explícito erótico, entregadas en formato físico o digital.

Adicionalmente, el acoso sexual  como violencia laboral puede ser verbal con palabras impúdicas, proposiciones inmorales de tipo sexual e insinuaciones.

Acoso Moral: Es un término acuñado por primera vez en 1980 por el psicólogo sueco Heinz Leymann. En su investigación afirmaba, si un trabajador es objeto de ataque emocional recurrente por un período mínimo de seis meses entonces, es víctima de acoso moral. En muchos casos, a las personas les cuesta percibir este tipo de acoso y lo mismo, es difícil de detener en sus inicios porque los acosados no se dan cuenta del mismo.

Además, se emplean tácticas como comentarios para desprestigiarle, acciones para dificultar su comunicación y manipular un entorno de trabajo en detrimento de esa persona. Cabe destacar que el acoso moral también es conocido como Mobbing y la práctica del mismo tiene como principal objetivo reducir, opacar, atemorizar y desgastar emocional e intelectualmente al acosado, arrinconándolo de la vida laboral.

Acoso discriminatorio: Es el tipo de violencia laboral motivada por diversos factores como discapacidad de una persona, sexo, estado civil, creencias religiosas, militancia política, nacionalidad, edad, orientación sexual,  entre otras.

Como violencia laboral el acoso discriminatorio desencadena conductas ofensivas, denigrantes y humillantes de forma repetida. Incluso, creando un entorno laboral perjudicial que puede producir daños en la salud del empleado.  

Violencia Laboral, Riesgo Emergente en las Organizaciones. Efiempresa

¿Quién es Acosador?

Acosador es quien ejerce la violencia laboral en una empresa, valiéndose de alguna posición de poder, para ejecutar prácticas con las que ocasiona el hostigamiento del acosado.

Estas personas son megalómanas, no son empáticas, aplican la venganza como instrumento de defensa. Adicionalmente suelen ser envidiosos, irresponsables, mentirosos, les cuesta relacionarse interpersonalmente, tienen habilidad oratoria y seducción. Además, planifican y actúan con premeditación a la hora de acosar a sus víctimas.

Perfil del Acosado

Como dice el viejo proverbio, un árbol con frutos hermosos es aquel que prefieren las personas para arrojarle piedras. En los ambientes laborales aquellas personas que se caracterizan por ser trabajadoras, inteligentes, creativas, con buena reputación, excelentes  relaciones interpersonales e imagen personal agraciada son, en muchos casos, objeto de violencia laboral.

¿Cómo se manifiesta la violencia laboral?

Suele estar dirigida a uno o varios trabajadores, puede manifestarse con actitudes hostiles y continuadas de parte del acosador. También puede darse empleando gritos, insultos, críticas destructivas, desprecio, entre otras. Como ejemplo situaciones como:

  • Sobrecarga de actividades laborales.
  • Asignación de tareas, para las cuales el empleado no está preparado.
  • Llamados de atención injustificados.
  • Comunicación ineficaz en la asignación de tareas, para confundir al trabajador con el propósito de que no pueda ejecutarlas bien.
  • Cambios inesperados de cargos y horarios laborales.
  • Evitar que el acosado se comunique con sus  compañeros de trabajo.
  • Asignar tareas que impliquen riesgo para el trabajador y sean vergonzosas.
  • Nunca estar conforme con el resultado de las labores, efectuando evaluaciones subjetivas del trabajo.
  • Fomentar entre los compañeros de trabajo del acosado, un clima de aversión hacia la persona objeto del acoso.
  • Gritarle con frecuencia.
  • Hacerle llamados de atención  para avergonzarle, delante de cualquier persona.
  • No tomar en cuenta la creatividad e iniciativa de la persona acosada.
  • Amenazar constante de despido o desmejora en su cargo.
  • Bloquear el desarrollo laboral del trabajador, en caso de adiestramientos y promociones de cargos.
  • Invadir su privacidad revisando sus archivos, correo electrónico, objetos personales, etc.

Síntomas de la violencia laboral

Las víctimas de esta violencia siempre están sometidas a situaciones de estrés constante, con abusos hacia su dignidad como persona entonces, pueden sufrir de síntomas como: dolores de cabeza, ira, dolencias musculares, fatigas, dificultad para dormir, ansiedad, apatía, depresión, problemas estomacales, entre otros.

Consecuencias de la violencia laboral

La violencia laboral genera, consecuencias nocivas tanto para el trabajador como para la organización. Si una persona a diario sufre los síntomas antes mencionados, puede llegar un momento cuando comience a faltar a su trabajo repetidas veces, lo que ocasiona que sus compañeros se sobrecarguen de trabajo.

Seguidamente, la insatisfacción laboral disminuirá el rendimiento productivo del trabajador, porque se encuentra desmotivado en su entorno laboral.

Además, ante el clima laboral inapropiado la persona opta por abandonar la empresa, ocasionando que el trabajador se quede desempleado y la empresa disminuya su productividad, porque un colaborador clave se retira.

Si el trabajador se enferma a causa de la violencia laboral, la empresa tendrá un aumento inesperado en sus costos porque debe pagar reposo por enfermedad, horas extra para efectuar las labores del empleado en reposo. Además de los desembolsos por actividades referentes a la captación, selección y adiestramiento de nuevo personal.

La empresa puede enfrentar demandas legales, por parte del trabajador solicitando indemnizaciones, lo que podría deteriorar la imagen de la organización.

Países Latinoamericanos con Legislación que prohíbe la violencia laboral

De los 42 países que conforman Latinoamérica y el Caribe, solamente 15 de ellos tienen estatutos legales contra el acoso sexual en el trabajo. Asimismo solamente 8 incluyen este tipo de acoso en el ámbito educativo, estos países son Ecuador, México, Costa Rica, Honduras, Panamá, Venezuela, Perú y Uruguay.

Tomando en consideración que el recurso humano es el activo más valioso de las organizaciones y debe garantizarse un espacio de respeto y dignidad para los trabajadores, los gobiernos y las empresas deben fomentar acciones para detener la violencia laboral.

No es posible que existan estadísticas derivadas de estudios como Violencia en el Trabajo y sus Modalidades, que indiquen que en la era de los negocios 4.0 se manejen datos como:

  • Una de cada cuatro mujeres en México es víctima de violencia laboral.
  • Dentro de la fuerza laboral ecuatoriana, 16% admitió haber sufrido en algún momento acoso psicológico en su entorno laboral.
  • 74% de los trabajadores peruanos, ha sufrido conductas hostiles  en su trabajo.

Soluciones para evitar la violencia laboral

Por parte del trabajador internalizar que es una persona que merece respeto y bajo ningún concepto, ceder a las pretensiones del acosador. Notifiar, inmediatamente, al departamento de recursos humanos de la empresa la situación por la cual está pasando.

Asimismo, si es necesario solicitar ayuda legal y psicológica para restablecer la dignidad que su acosador trató de destruir.

En el caso de la empresa, prevenir estos hechos como factores de riesgo emergente. Por lo tanto, es necesario implementar procedimientos de actuación, en caso que ocurriera algún hecho de este tipo.

Consecutivamente, reforzar los códigos de conducta en la organización donde prevalezca la ética y asegurarse de que todas las personas que laboran en la organización, sin importar su cargo, lo conozcan.

Además, sensibilizar con campañas y formación a todo el personal de la compañía, sobre los riesgos que implica la violencia laboral y cómo manejar estos casos.

Para finalizar, un trato respetuoso, con ética y fomentando la calidad de vida laboral, permitirán en la organización un clima laboral apropiado, donde los trabajadores puedan desempeñarse en un entorno donde su dignidad sea preservada y se prevengan situaciones para que la imagen de la empresa no se vea afectada.

Referencias

Leymann, H. (1990). Mobbing y Terror Psicológico en los lugares de Trabajo. Springer Publishing Company, LLC, New York, Estado Unidos.