¿Por Qué la Valoración de Empresas es una Buena Estrategia Gerencial?

 

La dinámica actual del mundo empresarial, relacionado con la constante toma de decisiones  hace de la valoración de empresas una herramienta gerencial.

El proceso de valoración de empresas, consiste en aplicar una metodología definida para cuantificar su avalúo. De acuerdo con elementos tales como patrimonio, visión, posicionamiento en el mercado. Así como también estados financieros, solvencia de la compañía, niveles económicos del país, entre otros.

Razones para una valoración de empresas

El contexto de las operaciones comerciales establece las siguientes premisas para determinar una valoración de las empresas:

  • Planeación estratégica: Una valoración de empresas permite determinar las fortalezas de la compañía, para aumentar la capacidad instalada, en función de penetrar nuevos mercados.

En el mismo orden de ideas, orienta acciones para políticas de comercio exterior definidas en cuanto a países, productos y líneas estratégicas de negocios.

Permite diseñar decisiones con visión 360 grados, para concretar alianzas empresariales, reestructurar la producción, fusionarse con organizaciones líderes y vender acciones.

  • Acción de testamentos y procesos de herencia: La valoración de empresas es fundamental, para cuantificar el importe de las acciones y bienes patrimoniales. Igualmente, permite calificar un monto de avalúo que quedará establecido a los titulares beneficiarios
  • Gestión establecida de compra-venta: Es determinante para fijar parámetros de comparación. El comprador conocerá el precio máximo a pagar y el vendedor un mínimo referencial para ofrecer a los diferentes clientes.
  • Jerarquización de activos: Una valoración de empresas permite conocer cuáles son los activos más productivos dentro de la organización. Lo que facilita la toma de decisiones sobre repotenciarlos y  alargar su vida útil.
  • Procesos de embargo y pleito judicial: Es obligatorio este tipo de acción legal, para efectuar un avalúo de la empresa con el propósito de cumplir, con los requerimientos del juez o tribunal de arbitraje.
  • Compañías con acciones cotizadas en la bolsa de valores: Una valoración de empresas, proporciona un análisis de los activos intangibles de la organización. A partir de éste se establece el valor de mercado de las acciones ofrecidas al cliente.
  • Productividad salarial: Una valoración de empresas diseña un instrumento confiable, para determinar las gerencias más eficientes y productivas, en función de efectuar ajustes salariales por niveles de eficiencia.

Factores que intervienen en  la valoración de empresas

  • El comportamiento del sector económico, donde se desenvuelve la compañía.
  • Los indicadores o agregados financieros de la economía del país, donde está radicada la organización.
  • Presencia de la empresa en el mercado y los mecanismos de abastecimiento.
  • Los Niveles de competitividad, con organizaciones del mismo sector económico.
  • Calidad del producto y branding corporativo.
  • Capacidad instalada, metas de producción y tecnología aplicada.
  • Políticas de dirección y recursos humanos para motivar, capacitar y remunerar al personal.
  • Fuerza de ventas y colocación del producto o servicio en el mercado.
  • Plusvalía o renombre comercial de la compañía con proyección en el tiempo.
  • Patrimonio consolidado, mediante un estado de flujo contante y eficiente en todas las operaciones de la organización.
  • Fidelización de los clientes, por los productos o servicios que ofrece la compañía.

Métodos empleados para valoración de empresas

Los métodos más utilizados en el área financiera para la  valoración de empresas son los siguientes:

  1. Método del valor contable: Consiste básicamente en tomar del estado de situación financiera de la empresa. Es decir los activos (bienes y derechos a favor) y restarle los pasivos (deuda u obligaciones con terceros). 

Esta metodología permite determinar el valor del patrimonio de la organización. Así por ejemplo una compañía posee en activos (bancos, cuentas por cobrar, inventarios, activos fijos tangibles e intangibles) un monto de 1.600.000 $ y en pasivos (efectos y cuentas por pagar, hipotecas, préstamos) 400.000 $.

Bajo este método de valoración de empresas, el procedimiento sería  activos (1.600.000$) menos pasivos (400.000$) = 1.200.000 $.

  1. Valor de Liquidación: Es el monto total de la industria, en un caso que se proceda a su liquidación. Cabe destacar que este se determina vendiendo todos los activos y cancelando todas las deudas.

Este método determina un valor ajustado del patrimonio, al cual se le deducen los gastos propios fiscales de la liquidación. Al igual que todas las indemnizaciones de los empleados.

Por ejemplo una organización presenta el siguiente escenario: valor de mercado de los activos 1.500.000 $, deudas totales 500.000 $, gastos de liquidación y judiciales 100.000 $.

La valoración de empresas bajo este método se haría de la forma siguiente: valor de liquidación = valor de mercado activos (1.500.000 $) – deudas totales (500.000 $) – gastos de liquidación y judiciales (100.000 $). De donde se desprende que el valor de liquidación esperado de la compañía será de 900.000 $

  1. Método del estado de resultados o múltiplo de las ventas: Este procedimiento consiste, en la cuenta de resultados de la compañía. Además, determina una valoración de empresas, mediante las variables de ventas, beneficios, u otro indicador de rendimiento.

Esta metodología, proyecta las ventas de la organización de los últimos doce meses. Además, es orientado por un factor de comparación, con empresas similares en producción y colocación de sus productos.

  1. Valor de los beneficios implícitos (PER): Ésta técnica de valoración es conocida por las siglas de PER (Price-to-Earnings Ratio) relación precio beneficio.

El PER, muestra las veces que el beneficio, está implícito en el valor de la acción. PER = Precio/Beneficio por acción.

Por ejemplo,  el precio de cotización de una acción de una empresa es 10 $ y el beneficio por acción alcanza los 5 $. PER= 10/ 5 = 2. Esto significa que, la empresa recupera la inversión de las acciones en dos años.

  1. Importe de los dividendos: Este consiste en determinar el valor de la organización, en función de los dividendos por acción que se estime obtener.​
  2. Método de valoración de reemplazo: Se fundamenta en la metodología de determinar el monto de todos los activos, a la fecha actual. Indica cuánto sería el costo de reposición de todos los bienes de la empresa, si se comenzara de cero.

Para finalizar, los niveles gerenciales, estratégicos y propietarios de la organización, deben tomar decisiones  en función de unos estados financieros. Los cuales representan,  la verdadera situación económica de la compañía, lo que se traduce en una herramienta de gestión confiable, para la valoración de empresas como estrategia organizacional.

Es importante destacar que, existe diversidad de métodos para la valoración de empresas en marcha. Por lo tanto, la gerencia estratégica decidirá en función de la estructura financiera de la compañía, su presencia en el mercado y la finalidad de la valoración.