Si un empresario  desconoce o no entiende sobre tecnología, opina que incluir tecnología digital en la empresa es difícil porque requiere inversión de tiempo y recursos. Además, su personal no está capacitado con las innovaciones en el ámbito tecnológico, se puede decir que, este líder empresarial padece de tecnofobia.

La tecnofobia es el temor, aversión y antipatía al uso de elementos nuevos y tecnológicos como  computadoras, tabletas, teléfonos inteligentes, Internet, almacenamiento en la nube, inteligencia artificial, entre otros.

Fobia es una palabra compuesta, del griego Fobos que significa pánico. En el ámbito psicológico fobia, es un transtorno que le produce ansiedad a un individuo, cuando se expone a lo que le causa miedo. Aunque existen aproximadamente 250 tipos de fobias, las hay desde las más simples a las complejas. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, a nivel mundial 7% de las personas padece algún tipo de fobia simple como la tecnofobia.

Debido a la revolución que implican los negocios 4.0, es imposible que las organizaciones se queden estancadas en métodos de trabajo de  décadas pasadas. Además, todos los ámbitos de la sociedad están digitalizados gracias a la utilización de los computadores y las comunicaciones mediante Internet.

Por lo tanto, los emprendedores deben aprovechar el avance de la tecnología para obtener el máximo rendimiento en sus organizaciones. Es necesario recordar que su uso inteligente es primordial para el desarrollo productivo de la empresa.

Causas de la tecnofobia

En muchos casos la tecnofobia es ocasionada por motivos como:

Los líderes del futuro deben evitar  que la organización, por falta de tecnología o actualización de la misma, se quede aislada en un mercado de negocios competitivo, disruptivo y cada vez más difícil de penetrar si no se cuentan con las herramientas necesarias.

Afortunadamente, esta actitud hacia la inclusión de la tecnología en las organizaciones, ha cambiado en Latinoamérica. Sobre este tema, la encuesta del año 2017 de Brother International Corporation, sobre tecnología de pequeñas y medianas empresas ofrece conclusiones interesantes. El instrumento fue aplicado a 800 empresarios y ejecutivos de empresas en Panamá, Colombia, Ecuador y Costa Rica, con resultados como:

Los resultados anteriores demuestran, la actitud optimista de muchos directivos de compañías. Esta seguramente les impulsará a efectuar inversiones tecnológicas dentro de sus empresas este año.

Si un ejecutivo no desea ser considerarse como un tecnófobo (persona que padece de tecnofobia) debe reconsiderar algunas posturas. Empezar por alejar sus temores, actitudes pesimistas y pensamientos fatalistas sobre la tecnología. Es fácil tomar decisiones equívocas para invertir, pero hay que esforzarse en no hacerlo. Probablemente actualizar la tecnología en su empresa sea la mejor decisión en estos tiempos.

Recomendaciones para eliminar la tecnofobia 

Para alejar la tecnofobia que provoca el miedo ilógico y absurdo hacia la implementación de la tecnología como estrategia de negocios en las organizaciones, se recomienda:

Actualmente, las organizaciones cuentan con innumerables herramientas tecnológicas actualizadas, escalables, fáciles de usar para facilitar a las empresas implementar estrategias de negocios basadas en tecnología y deshacerse de la tecnofobia.

Igualmente, las empresas deben valerse de soluciones tecnológicas que les faciliten sus procesos con seguridad. Se trata simplemente de aumentar la productividad, la competitividad y  satisfacer las necesidades de sus clientes para fidelizarlos con la organización.

La implementación de la tecnología, permite a las pequeñas y medianas empresas apalancar su rendimiento. Entender esto es trabajar en función de lograr un crecimiento que les asegure un lugar en el actual ecosistema de negocios.

Como se puede entender, es fundamental que los ejecutivos evalúen  que una empresa no se vuelve exitosa por el uso desproporcionado de herramientas tecnológicas, sino en el equilibrio que puedan encontrar en la utilización de las mismas para satisfacer sus necesidades de crecimiento.

Asimismo, los ejecutivos no deben dejarse abrumar por la  cantidad de tecnologías que se encuentran disponibles en el mercado. Es preciso que, tomen las mejores decisiones sobre cuáles tecnologías seleccionar de acuerdo con la madurez tecnológica de la organización.

Para finalizar, alejarse de la tecnofobia no significa comprar todos los instrumentos tecnológicos de última generación, descargar todas las aplicaciones móviles que existen y registrarse en todas las redes sociales disponibles en la web. Simplemente hay que internalizar que la tecnología avanza a un ritmo muy acelerado y que para mantenerse en los negocios digitales, se debe estar actualizado con información necesaria y oportuna, para así correr al lado de los avances tecnológicos.