Equilibrio entre Arte y Tecnología para la Creatividad Empresarial

Arte es toda forma de representación de la creatividad de un ser humano, a través de una infinidad de formas y técnicas. Es el medio para expresar y reproducir sentimientos, emociones y la apreciación del entorno, experiencias y creatividad. Arte y Tecnología llegan a fusionarse para potenciar el alcance de la primera.

La tecnología es el conjunto de conocimientos con que el hombre desarrolla un mejor entorno, más saludable, agradable y sobre todo cómodo para la optimización de la vida.

Entonces arte y Tecnología se convierte en el proceso mediante el cual el artista producto de su creatividad plasma una obra de arte, fotografía o composición musical. Su combinación ayuda a generar nuevas ideas, canaliza el espíritu crítico, contribuye al cambio social y la visión de futuro.

El híbrido donde convergen el arte y tecnología permite el nacimiento de nuevos perfiles profesionales y artísticos. Generando nuevos espacios y contenidos que contribuyen a la gestión empresarial.

Esta combinación conduce a un nuevo territorio donde la innovación se configura como un soporte adicional a las estrategias. Las cuales se incorporan para el logro de posicionamiento de las empresas en los distintos mercados.

Tendencia del Arte y  tecnología

La evolución tecnológica a diferencia del arte proviene de un proceso acumulativo de conocimiento e información, sin embargo el arte y su proceso creativo no depende de ella.

El éxito empresarial no debe basarse únicamente en el desarrollo tecnológico. Ésta estrategia lo invisibiliza en su entorno, y frente a sus competidores. En cambio, arte y tecnología incorporadas como valor en la innovación y los procesos de cambios, provee a las marcas de una dimensión emocional y humana, imprescindible hoy para el éxito y el reconocimiento.

La principal tendencia que aporta la alianza de arte y tecnología. Es el auge del humanismo y la creatividad, como elemento esencial en la inteligencia colectiva, como fuente de transformación.

Por ejemplo, el diseño gráfico es una herramienta de apoyo en las organizaciones que agrega valor al proceso creativo. En las empresas existe una tendencia a la desvalorización de ésta área dentro del proceso productivo de ideas y creatividad.

El perfil de un diseñador gráfico ésta orientado a incorporar un profesional que sea capaz de transmitir emociones, conexión, mesura y distinción. Su proceso creativo se basa en la combinación de elementos estratégicos que son proporcionados por la organización.

Es así como uno de los objetivos principales de arte y tecnología en el diseño gráfico consiste en crear un producto gráfico que pueda transmitir de manera efectiva el mensaje de la marca de la empresa.

El profesional debe tener en cuenta el fundamento tipográfico correcto que satisfaga las necesidades de la empresa. Debe crear propuestas holísticas y sistémicas a través de la composición y la selección de los colores adecuados. 

El producto gráfico de una marca implica un diseño (banner, cartel, folleto, desplegable, memoria, anuario, etc.). A través de arte y tecnología una imagen envía un mensaje que aporta valor a la gestión empresarial

En consecuencia el diseño gráfico no hace reseña sólo a elementos decorativos. La estrategia es comunicar un mensaje, a través de una armonía expresiva. La organización de la información (imágenes, textos) permite la generación de un contexto que  transmite la esencia de la marca.

En la actualidad la tendencia del emprendedor creativo en consonancia con el arte y la tecnología. Muestra que cada vez es más importante el manejo de los grandes volúmenes de información (Big Data) y/o las grandes empresas tecnológicas, que incluso el poder de los estados.

En el emprendimiento es clave dominar la tecnología, pero lo es todavía más la idea creativa. La transición de la era tecnológica a la era del conocimiento, orienta al emprendimiento que asimile la tecnología como un valor agregado con la creación artística.

Las organizaciones creativas se están convirtiendo en motor de las economías, en pioneras en innovación. Transformando el arquetipo del emprendedor, que precisa ser más creativo, más humano y más artístico.

En Europa se conforman comunidades de usuarios y equipos  mentores con el objeto de orientar e intercambiar saberes. Que propicien la creatividad colaborativa utilizando espacios compartidos que han dispuesto en distintas zonas de la urbe Parisina.

También se han desarrollado programas de fomento y desarrollo orientados a apoyar a los emprendedores. Con el objetivo de que éstos desarrollen competencias para emprender: creatividad, pensamiento estratégico, comunicación y por supuesto,  talento artístico y humanístico.

En la Unión Americana han desarrollado un programa sobre creatividad e innovación, dirigido a jóvenes talentos de diferentes disciplinas. El acompañamiento durante este proceso, permite obtener soluciones disruptivas para retos globales desde la cultura, las ciencias y las artes.

En Dinamarca se ha establecido una escuela de negocios alternativa, orientada a fortalecer la creatividad y la innovación en cualquier proceso de negocio. Esto conlleva al arte a transformarse en una herramienta de creación de ideas, independientemente de la disciplina. El éxito de ésta estrategia ha permitido desarrollar proyectos en España, Sudáfrica y en Bogotá Colombia. 

El consumidor creador de arte y tecnología, ha surgido producto de la innovación tecnológica. El cambio de paradigma  de ser un sujeto meramente observador y convertirse en parte del proceso creativo. En este sentido permite la personalización de su  idea  e innovación de productos y servicios.

Este momento histórico en el cual los consumidores, emprendedores y artistas de diversas áreas hacen realidad sus ideas, ha permitido que se conformen comunidades de creativos virtuales orientadas a materializar físicamente sus creaciones gracias a la tecnología. Los componentes de software y hardware permiten que impresoras 3D y cortadoras laser generen productos en papel bond, papel de fotografía, acrílicos entre una diversidad de materiales.

El aporte de arte y tecnología en el proceso creativo, ha permitido que academias involucren a niños para el aprendizaje en el uso de la tecnología, a través de la Ingeniería Informática y diseño interactivo.

El acceso a gran cantidad de información a través del internet.  Permite la expansión de los horizontes a través del conocimiento compartido, convirtiendo al conocimiento en global, hibrido y holístico. Una mente curiosa logra interactuar en la red obteniendo conocimiento diverso de varias disciplinas, convirtiéndose en una mente hibrida.

La sociedad del conocimiento permite deshacer  las fronteras del tiempo y el espacio. Las herramientas de E learnig (aprendizaje electrónico) son un potenciador del conocimiento. La comunidad de cualquier parte del mundo intercambia información y conocimiento sobre arte y tecnología y otras disciplinas.

En España existe un laboratorio que tiene como objetivo conformar información para crear una enciclopedia en gastronomía y sus procesos creativos. En el participan profesionales de distintas áreas del conocimiento, se prevé que todo el mundo pueda acceder a esta información.

La cultura participativa ha permitido que profesionales de diversas áreas, socialicen en un entorno conectado y colaborativo. Realizan convocatorias abiertas y masivas, externalizando tareas que tradicionalmente eran realizadas internamente.

En conclusión, fomentar el emprendimiento  interno se logra acercando a los trabajadores a entornos y  dinámicas artísticas para sensibilizarlos y potenciar su lado más social, proactivo y artístico. Actualmente consultoras diseñan programas orientados a fortalecer las competencias creativas del individuo. El emparejamiento de arte y tecnología facilita mucho estos procesos.

El rol del consumidor creativo conlleva a una participación más activa en la creación de nuevas categorías, uso de los productos, así como a añadir nuevas funcionalidades. Lo que expertos en arte y tecnología pueden hacer  con acceso a esa información valiosa y otros recursos se puede ver no sólo en los avances logrados en casi todas las empresas de Silicon Valley. 

También en industrias tradicionalmente conservadoras como la de alimentos y bebidas que hoy oferta productos que sólo tienen valores sensoriales agregados. Aguas saborizadas y coloradas son otra prueba de que el binomio arte y tecnología sigue ganando espacios a la hora de conquistar mercados.

Es por ello que las empresas deben abrir su propuesta estratégica mediante la incorporación de la inteligencia del consumidor de la marca en sus procesos de innovación. Así como también a la creatividad producida por la combinación de arte y tecnología. Una decisión que redundará positivamente en el rediseño e innovación de productos, servicios o procesos.

Una respuesta a Equilibrio entre Arte y Tecnología para la Creatividad Empresarial