Eficiencia Digital. Innovar o Morir

La eficiencia digital en las empresas que aprovechan la economía digital genera un aumento de la productividad, reducción de costos y un incremento y mejora en los resultados.

La tecnología aplicada a la economía digital es un tema que viene acaparando la atención de las empresas a nivel mudial. Éstas una vez que la utilizan realizan considerables esfuerzos para lograr la eficiencia digital. Esto ocurre debido a que la tecnología ha logrado transformar la forma de hacer negocios, a la vez que amplía y simplifica el potencial de las organizaciones y de las industrias, permitiendo la creación de modelos disruptivos e innovadores.

Ante este escenario es válida la pregunta ¿cómo aplicar esas tecnologías en todas y cada una de las áreas de negocio? Se recomienda utilizar para esto adecuados softwares que integren toda la información para su manejo sistémico. Es decir, utilizar sistemas de información que abarquen:

  1. La investigación y desarrollo, así como la ingeniería.
  2. La gestión de la producción.
  3. La gestión del Mantenimiento.
  4. La gestión del capital humano.
  5. La gestión financiera.
  6. El marketing y la gestión de las relaciones con los clientes (CRM)
  7. La gestión de proyectos.

Al aplicar la tecnología de información correcta, la empresa estará garantizando el logro de la eficiencia digital.

Son varios los avances que en tecnología han sucedido, citando entre ellos: la tecnología en la nube que otorga habilidad y movilidad; el Internet de las cosas o sobre las cosas, que brinda de manera casi autónoma la operación y comunicación entre máquinas; así como el procesamiento de inmensas cantidades de datos (Big Data) a grandes velocidades.

Todos estos avances han permitido a las empresas entrar a la era de la tecnología de información, logrando la eficiencia digital, que facilitará generar un aumento de la productividad, una reducción considerable en los costos y, en consecuencia, mejores resultados con mayor rentabilidad.

En países desarrollados, dos tercios de las empresas ya iniciaron sus procesos de transformación digital, considerando que ésta tiene un alto potencial para remodelar el mercado, con mayor impulso que cualquier otro esquema conocido, impactando en los procesos productivos y sociales de tal manera, que antes si se imaginaba.

Al plantearse la eficiencia digital en una empresa, debe tomarse consciencia de las tendencias digitales y aprovecharlas al máximo. Entre éstas se puede citar el teléfono móvil como el principal, la experiencia del usuario y la gestión de grandes volúmenes de datos conocido como big data. Estamos en una época que brinda nuevos horizontes a los usuarios y a las empresas que no deben desestimarse.

Tan sólo un detalle, como el retraso de unos segundos en el tiempo para cargar una página web, puede provocar la desconexión de más del 15% de clientes que inicialmente pudieron haber tenido la intención de comprar online. Ya esta situación atenta contra la eficiencia digital que debe procurar la empresa.

Las empresas en el comercio online si quieren avanzar rápido con la tecnología y lograr la eficiencia digital, deben realizar significativos cambios en todo lo referente a sus procesos y operaciones, así como en la forma de obtener los resultados, si desean continuar el camino que las dirija a un nivel de madurez del negocio.

Si las empresas no realizan su transformación digital, adaptándose al nuevo modelo de consumo, lo más probable es que a la vuelta de unos diez años, aproximadamente el 25% de ellas habrán tomado uno de los siguientes caminos: cambiar radicalmente o desaparecer del mercado.

Debe estar claro que el ritmo en el que los consumidores adoptan los nuevos productos y servicios, basados en tecnologías nuevas, avanza mucho más rápido que la velocidad con que, los administradores de las empresas convencionales o tradicionales, se adaptan a las nuevas prácticas y técnicas de gestión. Por tanto, una vez que la empresa adopte las nuevas tecnologías, debe enfocarse en lograr la eficiencia digital para lograr los objetivos del negocio.

¿Y qué pasa con las pymes?

Las pymes (pequeñas y medianas empresas) se encuentran en un estado de retraso en esta materia. Más del 50% no se siente ni se encuentra preparada para el comercio online, mientras que un tercio de las mismas, ni siquiera tienen presencia en internet. Al respecto se mencionan tres barreras a las que se enfrentan:

  1. Los inconvenientes que pueden presentarse en el tema de logística, especialmente a la hora de hacer la entrega del producto.
  2. La necesidad de inversiones de ciertas magnitudes que no están a su alcance.
  3. La dificultad que tiene para atender al cliente.

Sin embargo, las pymes están conscientes de las ventajas que ofrece el comercio electrónico, sabiendo que en los últimos años los consumidores han cambiado sus hábitos y que, el futuro de ellas se basa en su capacidad para transformarse y cambiar a la economía digital. También entienden que una vez allí, deben lograr la eficiencia digital si desean mantenerse en el mercado.

Ante el impacto que la transformación digital tiene en las pymes, se recomiendan las siguientes estrategias con miras al logro de la eficiencia digital:

  1. Innovar. La innovación es primordial, no sólo en el aspecto tecnológico, sino que se trata más bien de una innovación integral de todos los componentes de la organización, tales como, el talento humano, los diferentes procesos, el modelo de negocio y la mentalidad o forma de hacer las cosas. Aún persiste en el entorno de las pequeñas y medianas empresas, la idea de que innovar es muy costoso, sin embargo, los expertos señalan que innovar en la pyme resultará muy fácil, siempre y cuando sus líderes tengan la mentalidad o predisposición innovadora.
  2. Complementaria a la anterior, la empresa debe proporcionar las áreas o espacios para la innovación, dentro de su propia infraestructura.
  3. Impulsar la colaboración entre sus miembros o colaboradores y con otras instituciones o empresas, con las que considere que pueden compartir intereses comunes. No basta con compartir sólo información general, es necesario intercambiar conocimientos e ideas que le permitan a la empresa avanzar con mayor rapidez.

Esta capacidad de colaboración debe prevalecer para asegurar que la tecnología y las personas se integren, fundamentalmente con el propósito de impulsar el trabajo en equipos multidisciplinarios, contribuyendo considerablemente a la eficiencia digital.

  1. Fomentar la escalabilidad en las herramientas que se utilicen. Es decir, que el sistema, el proceso y la organización tengan la propiedad para adaptarse y reaccionar. Esta propiedad incluye tanto a las infraestructuras como a los equipos humanos. Con esta estrategia podrá lograrse la eficiencia digital, permitiendo el ahorro en costos, garantizando la flexibilidad y mejorando la capacidad de respuesta de cualquier empresa.
  2. Gestionar óptimamente los recursos. Para que las pymes puedan lograr la eficiencia digital, deben enfocarse en disponer de la mejor manera de las estructuras y recursos necesarios y coordinar adecuadamente las tareas. Para esto, la empresa debe contar con el talento idóneo y con las herramientas tecnológicas adecuadas para hacerlo.

Lo más importante, una vez que la empresa logra su transformación digital, es mantenerse en ese mercado y continuar desarrollándose, por lo que el principal objetivo es lograr la eficiencia digital, es decir, que toda la infraestructura tecnológica que utilice sea aprovechada de manera eficiente y eficaz, de esta manera estará siendo efectiva.

2 respuestas a Eficiencia Digital. Innovar o Morir