La palabra oral y escrita tiene poder, es por esto que los líderes en las organizaciones deben comunicarse mediante un discurso de éxito, para que su liderazgo sea efectivo, motivacional e inspirador.

En las compañías, el proceso comunicacional es importante y necesario, ya que permite mantener un clima laboral apropiado entre los miembros del equipo de trabajo. Asimismo, un discurso adecuado convence al cliente que está relacionado comercialmente con la empresa, que ésta satisface mejor sus necesidades.

En el siglo IV antes de Cristo, la antigua Grecia era famosa por su retórica y la forma en  la cual sus sabios estudiaban el lenguaje y establecían técnicas para su utilización en la comunicación. Esto con el objetivo de persuadir a esa audiencia que escuchaba, pero también leía sus escritos, empleando el lenguaje adecuado, ese que se convertía en discurso de éxito.

En este momento, en las organizaciones los líderes empresariales valoran el hecho de que para ser un buen líder, se debe desarrollar un discurso de éxito, pero ser un comunicador excelente requiere de tiempo, dedicación, conocimiento y la aplicación  de estrategias, para establecer un proceso comunicativo muy efectivo.

Estrategias para el desarrollo de un discurso de éxito

En un estudio realizado en el año 2016, en Estados Unidos con 2000 directivos, se determinó que 41% identificó la ausencia de comunicación como el mayor error de las personas que desempeñan cargos ejecutivos. Es por esto que la comunicación y el liderazgo forman parte de las competencias que debe tener un líder extraordinario pero, ¿cómo lograrlo?.

No limitar el rol comunicador

No se trata solamente de transmitir un mensaje, sino que ese sistema de comunicación se adapte al clima organizacional y a la cultura de la compañía. Además, que ese discurso de éxito esté acorde con las metas planteadas, los destinatarios y que se empleen los canales de comunicación más apropiados.

Hablar pero también escuchar

Cuando un líder desarrolla un discurso de éxito con un mensaje convincente, dirigido específicamente a esa audiencia con la cual se comunicará, también debe tener las competencias para interactuar con su público, escuchándolo, y mediante unas preguntas asegurarse de que el mensaje fue entendido.

Proceso comunicativo

Para que un líder empresarial, mediante su discurso de éxito pueda inspirar a otros informando, motivando, persuadiendo, creando confianza y obteniendo las respuestas adecuadas, debe pasar por  un proceso comunicativo que comprende los siguientes pasos:

Pautas para que el discurso de éxito sea efectivo

Asertividad

Consiste en expresar las ideas, opiniones y sentimientos apropiadamente, en cualquier situación y momento, en forma pacífica, sin violencia verbal ni manipulaciones de ningún tipo, respetando las ideas de los semejantes con equilibrio y ecuanimidad.

A veces, las comunicaciones son de entendimiento, pero en otros casos se tornan difíciles y es necesario establecer acuerdos sin chantajes, imposiciones y actitud pasiva, para evitar discusiones acaloradas, negativas, resentimientos y rechazos, el discurso de éxito debe tener un toque de asertividad.

Empatía

Como dice el refrán, hay que saber ponerse en los zapatos del otro. Un líder empático tiene la capacidad de analizar las situaciones desde diversos puntos de vista. También, es un excelente escucha, lo que le permite mantener el mejor de los contactos con sus compañeros. Además, es tolerante hacia las opiniones y formas de pensar de otras personas, lo que le facilita su adaptación a diversas situaciones de conflicto, de las cuales sale airoso porque es una persona positiva y constructiva.

Programación Neurolingüística (PNL)

Es la combinación de varias técnicas como la Terapia Cognitiva, la Gestalt y la Gramática Transformacional. Como terapia la PNL ha servido de ayuda en el tratamiento de traumas, fobias y malos hábitos. También, ha contribuido a establecer un modelo de comportamiento y contacto íntimo, para que la persona aprenda a comunicarse consigo misma y con los demás. Es por esto que se recomienda a los líderes emplearla en su discurso inteligente.

La PNL establece que las palabras producen un efecto psíquico en las personas. Asimismo, el lenguaje corporal comunica pero, sin utilizar palabras. Igualmente, esta técnica establece que se pueden dominar los sentidos para percibir y procesar la información que recibimos mediante la vista, el oído y las sensaciones corporales. De hecho, en el ámbito educativo, muchos expertos argumentan que las personas aprenden de manera diferente, y por medio de estos sentidos, se les facilita recibir los mensajes del conocimiento para aprender.

Inteligencia emocional

Un líder con inteligencia emocional, en su discurso de éxito podrá manejar sus sentimientos, para el desarrollo de sus habilidades personales, contribuyendo con sus acciones a motivar, inspirar, tranquilizar e influir en aquellos que reciben su mensaje.

Una de las premisas de la inteligencia emocional es que las personas se valoren a sí mismas, aumentando su autoestima, auto motivándose, controlando eficazmente sus emociones, desarrollando la capacidad de aprender de sus propios fracasos, para no hundirse en la desesperación, sino desarrollar estrategias acertadas para enfrentar con autocontrol las situaciones adversas.

Creatividad

El líder creativo, tendrá la capacidad en su discurso de éxito de presentar ideas innovadoras, para no enfocarse en los problemas, sino en la solución de los mismos.

Está demostrado que un líder con autocontrol emocional puede llegar a ser muy creativo y desarrollar comunicaciones originales, que permitan la conexión y vínculos con su audiencia.

Para finalizar, Cicerón el gran escritor y orador romano aproximadamente en el año 70 A.C. afirmaba que un buen orador requería de un discurso convincente, ordenado, con el realce del lenguaje,  la memoria y con gestos mesurados. En la actualidad esto no ha cambiado, ya que los líderes del presente y del futuro seguirán mejorando su discurso de éxito con un mensaje positivo, cercano, bidireccional, empático, entusiasta y ajustado a las circunstancias y a los interlocutores.