Cómo Fortalecer la Relación entre Salud y Trabajo en tu Empresa

Entre salud y trabajo existe una estrecha relación. Por una parte, la salud es imprescindible para poder trabajar. Por otra parte, es probable que las condiciones en las que se ejecuta el trabajo, perjudiquen la salud del trabajador. Indudablemente, la salud de los trabajadores representa uno de los factores más relevantes para lograr el desempeño productivo de la empresa.

Además, se trata de una obligación legal y un principio de la armonía laboral y de justicia social. Por su parte, el trabajo, desde el punto de vista de los derechos fundamentales, es un derecho de las personas. Así lo han recogidos muchas legislaciones laborales en el mundo, calificándolo también como un deber.

Adicionalmente, en el ambiente económico y empresarial se le considera como un imperativo económico. Y, desde el aspecto individual se le define como una forma de realización personal.

No obstante, para que una persona pueda trabajar es necesario que tenga salud. Ésta, es definida por la Organización Mundial de Salud (OMS), como: “Un estado completo de bienestar físico, psíquico y social y no sólo, la ausencia de la enfermedad”.

Igualmente se considera que el trabajo origina riesgos para la salud del trabajador. Por lo que, se entiende por riesgo laboral, la probabilidad de que éste sufra algún daño en ocasión del trabajo. Esto quiere decir, que el trabajo realmente puede perjudicar la salud de las personas que lo realizan.

Por tanto, la relación entre salud y trabajo puede ser positiva y negativa. Por lo que las empresas se ven motivadas a lograr altos niveles de excelencia en salud, así como en la calidad de vida del ambiente laboral.

Relaciones o influencias positivas entre salud y trabajo

  1. La calidad de vida laboral.
  2. Las relaciones sociales.
  3. El desarrollo de la personalidad.
  4. El confort laboral.
  5. La eficacia.
  6. La productividad.
  7. La satisfacción.

Relaciones o influencias negativas entre salud y trabajo.

  1. Los costos económicos, sociales y familiares.
  2. La insatisfacción.
  3. Los accidentes de trabajo, las enfermedades profesionales y otras patologías.
  4. El detrimento de la eficacia.
  5. La falta de calidad de vida en el trabajo y personal.
  6. El desarrollo inadecuado de la actividad.

Esencialmente el trabajo está referido a la actividad social organizada, que permite a los individuos conseguir objetivos pre establecidos. Principalmente, para satisfacer unas necesidades ya sean personales y/o de la empresa. Para ello se utiliza la combinación de los siguientes recursos:

  • Los trabajadores.
  • Los materiales.
  • Productos.
  • Equipos.
  • Máquinas.
  • Herramientas.
  • Tecnologías.
  • Herramientas.
  • Organización y organización.

Se necesita establecer mecanismos para prevenir los riesgos derivados de las múltiples interrelaciones generadas por la dupla salud y trabajo. Sin duda alguna, esas relaciones causan el deterioro de la salud de las personas que ejecutan el trabajo. Por consiguiente, se habla de condiciones y medio ambiente del trabajo, además de salud e higiene laboral.

Ámbitos de la Salud y el trabajo

  • El propio medio ambiente de trabajo. Entendido como el conjunto de elementos materiales que integran el entorno en el cual es realizada una tarea. Por ejemplo, los contaminantes químicos, físicos y biológicos; al igual que las condiciones de seguridad, entre otros.

  • Las exigencias que plantea la tarea. Refiere a la carga y ritmo con que debe realizarse el trabajo. Esto incluye los esfuerzos, las posturas físicas, la atención y la monotonía.
  • La organización del trabajo que se realiza. Esencialmente, es la forma en que el trabajo es dividido en pequeñas tareas y, cómo son repartidas entre distintas personas. Además de la velocidad de ejecución, las relaciones establecidas y las estructuras jerárquicas y de autoridad.

En la actualidad son muchos los países que han aprobado legislaciones en materia de salud y trabajo. En consecuencia, estas leyes coinciden en tratar las “condiciones de trabajo” en los términos siguientes:

  • La naturaleza u origen de agentes químicos, físicos y biológicos que se encuentren presentes en el ambiente de trabajo. Del mismo modo, se considera la intensidad de éstos y sus concentraciones o niveles.
  • Igualmente, son considerados los procedimientos para el uso de todos los agentes mencionados y que generan riesgos importantes.
  • Las características generales de las instalaciones, locales, productos, equipos y otros útiles que existan en el centro de trabajo.
  • Todas las demás características del trabajo. Principalmente, relacionadas con la organización y coordinación que influyan en el nivel de riesgos que los trabajadores enfrentan.

Los factores de riesgo en el trabajo

Cuando se plantea el concepto “condiciones de trabajo”, éste abarca todas las variables que generan daños a la salud del trabajador. Estas variables son denominadas factores de riesgo laborar, entre los que se encuentran los siguientes:

  • Factores producidos por el entorno físico de trabajo.

Entre los componentes físicos del medio ambiente de trabajo se mencionan: iluminación, ruido, iluminación, condiciones termo higrométricas, vibraciones y radiaciones.

  • Factores emanados de las características propias del trabajo.

Comprende las exigencias que la tarea impone al trabajador. Destacan el esfuerzo físico, la manipulación de cargas, las posturas y otras. Igualmente, se consideran aquellas que requieren de esfuerzo mental.

  • Factores producto de las condiciones de seguridad.

Juega un rol importante el resguardo de la integridad física y emocional de los trabajadores. Pero incluso debe procurarse la seguridad de las instalaciones y equipos.

  • Factores originados por agentes químicos o biológicos.

Se incluyen los contaminantes biológicos como virus, bacterias, protozoos, y otros. También los contaminantes químicos, tanto sustancias como productos, al igual que todas las lesiones que ellos provocan.

  • Factores consecuencia de la organización misma del trabajo.

Este tipo de condiciones suelen generar insatisfacción en el trabajador. Por ejemplo, la duración de la jornada, y la distribución de horarios rotativos.

En salud y trabajo, al abordar el ambiente laboral, lo más importante es evitar los riesgos o mitigarlos. Por lo que deben estructurarse actividades y medidas en todas las actividades de la empresa para lograr tal objetivo. De esta manera, se recurre a técnicas especializadas en prevención, tales como:

  • Higiene industrial.
  • Medicina del trabajo o salud laboral.
  • Seguridad en el trabajo o seguridad industrial.
  • Psicosociología aplicada.
  • Ergonomía.

La actividad preventiva y sus principios

Es un deber de los empresarios promover la prevención de los riegos laborales. En consecuencia, se han identificado los siguientes principios de la acción preventiva.

  • Evitar los riesgos como el principio fundamental.
  • Realizar la evaluación de los riesgos que no se puedan evitar, procurando mitigarlos.
  • Atacar las causas que originan los riesgos.
  • Adaptar el trabajo a la persona, atenuando la monotonía y el trabajo repetitivo, para reducir su efecto en la salud.
  • Considerar la evolución de la técnica.
  • Sustitución de lo peligroso por lo que represente poco o ningún peligro.
  • Planificar todo lo inherente a la prevención integrando todo los factores y condiciones de trabajo junto con la técnica.
  • Adoptar aquellas medidas que resalten la protección colectiva más que la individual.
  • Instruir debidamente a todos los trabajadores. Hoy día se le llama notificación de riesgos. Principalmente, consiste en informar al trabajador sobre los riesgos que enfrentará en su puesto de trabajo y en la organización.

Las empresas y los trabajadores deben estar conscientes de los diferentes riesgos que derivan de la relación salud y trabajo. Del mismo modo, las autoridades del estado han entendido la importancia de imponer regulaciones a las empresas para proteger a los trabajadores de esos riesgos. Sin embargo, los trabajadores deben realizar sus esfuerzos en materia de prevención por su propia seguridad.