Rentabilidad en Tiempo de Crisis

En los últimos tiempos, ante las crisis Económicas y Financieras que se han venido presentando y donde en algunos países aún se mantienen, se hace imperativo que las empresas conozcan y manejen adecuadamente los Costos, los cuales, junto a los Gastos, son los que determinan el Resultado Final de la Gestión de la Compañía al contrastarlos contra la inversión realizada por sus propietarios. Este resultado es lo que se ha denominado Utilidad Neta o Pérdida, hablando en términos contables.

Por lo antes expuesto, es muy importante que las empresas cuenten con un buen sistema contable que permita controlar sus costos, incluyendo una “estructura de costos bien elaborada”, que facilite su seguimiento de manera detallada y continua.

El pensamiento económico gira sobre la idea de las utilidades, la cual sigue siendo la motivación más importante del empresario, por lo que los inversionistas seleccionan entre varias alternativas de inversión, evaluando el desempeño de la empresa a través de indicadores cuantitativos en su mayoría, tales como Utilidad, Rentabilidad, Liquidez, Solvencia, Endeudamiento y otros.

Dicho de otra forma, una empresa nace para permanecer en el tiempo, requiriendo para ello generar un beneficio llamado Rentabilidad en términos económicos y financieros, a lo que en términos contables se le llama Utilidad. Para lograr esa Rentabilidad y/o Utilidad, las empresas deben procurar reducir sus costos y gastos, aprovechando de la forma más óptima posible, todos los recursos que aplican en sus procesos productivos: capital, tierra, trabajo; abarcando edificaciones, equipos, maquinarias, tecnología, recurso humano, financiero y otros.

Adicionalmente, a los indicadores cuantitativos se suman los cualitativos, vale decir: innovación, perspectivas de mercado, talento y moral de los empleados, lealtad de los clientes, calidad administrativa y otros. Estos indicadores son por su naturaleza menos estáticos y absolutos que los denominados cuantitativos, debido a que su desempeño no puede ser evaluado de forma aislada. Para citar un ejemplo basta referirse a las utilidades en un medio económico cambiante y de una fuerte competencia.

Ambos tipos de indicadores presentan sus ventajas y desventajas, sólo cuando se les considera juntos al momento de sus respectivas interpretaciones, es que los dos se fortalecen apoyando eficazmente la toma de decisiones en materia económica y financiera de la compañía.

En este sentido, veamos dos elementos fundamentales referidos a la Rentabilidad y La Reducción de Costos:

1.    La Rentabilidad Financiera (RF):
La rentabilidad financiera (RF) es la capacidad de la empresa para producir utilidades a partir de la inversión realizada por los accionistas y de las utilidades no distribuidas. Se recomienda incorporar cambios en los niveles de Rotación de Activos y de Endeudamiento Financiero (Apalancamiento Financiero), pero, Incrementar la rotación del capital contable no es sencillo.

¿Cómo se puede mejorar la Rentabilidad Financiera?

Otras alternativas que se pueden considerar para mejorar la Rentabilidad Financiera son: disminuir el capital contable como fuente de financiamiento, debiendo mantener en forma simultánea el nivel de las ventas e incorporar el uso de deuda o ampliar el plazo de la existente.

En cuanto a disminuir el Capital Contable como fuente de financiamiento, se refiere al hecho de comprometer menos Capital propio, es decir, que los accionistas o propietarios de la compañía comprometan menos capital, reservando el mismo para posibles nuevas inversiones o para imprevistos.

Paralelamente se recomienda que el nivel de ventas se mantenga, debiendo asegurar que es a partir del punto de equilibrio cuando empieza a generarse el verdadero margen de beneficio por unidades vendidas. En otras palabras, cuando las empresas logran cubrir exactamente los costos y egresos con los ingresos por ventas, se está en el punto de equilibrio, cuyo beneficio es igual a cero, y es de allí en adelante que empieza a generarse el rendimiento marginal, o lo que es lo mismo, que por cada unidad adicional que se venda se obtendrá un beneficio adicional que, manteniendo las ventas con los mismos costos y los mismos activos, podrá mejorarse la Rentabilidad Financiera.

Al incorporar el uso de la deuda o incrementar la existente en cantidad y plazo, debe considerarse que el Riesgo Financiero puede también incrementarse en forma directa, por lo que se sugiere hacer el mejor uso de dicha deuda.

Ahora nos preguntamos: ¿Cómo hacer un uso sano de la Deuda?

R.    Para hacer un uso sano de la deuda se recomienda observar lo siguiente:

En primer lugar, la empresa debe entender que la deuda a largo plazo es para financiar los activos fijos. Está referido más a la compra de Maquinarias y equipos, a las nuevas construcciones o para ampliación de las instalaciones existentes, y fomentar el incremento de la capacidad instalada; se trata pues de Inversiones en el mediano y largo plazo.

En segundo lugar, la deuda a corto plazo debe financiar el activo circulante o de corto plazo. Por ejemplo, cuando se compra a crédito, se está adquiriendo un activo circulante del que se dispondrá en el muy corto plazo, al mismo tiempo que se adquiere la deuda para ser honrada en corto período de tiempo.

En tercer lugar, la empresa debe procurar una adecuada sincronización entre los vencimientos de las deudas y las entradas de efectivo. Para ello la compañía puede recurrir al llamado presupuesto de caja o flujo de efectivo, que al gestionarlo correctamente se asegura que el retorno de esas pequeñas o grandes inversiones mediante las ventas, sea al mismo ritmo o en un tiempo prudente para poder cubrir el vencimiento de los compromisos de deuda adquiridos.

En cuarto lugar, cuando una empresa recurre al uso de la deuda, su reto es garantizar que la Rentabilidad del Negocio supere el costo de financiamiento, es decir, supere el costo de la deuda. Esto es lo que se denomina tener Cobertura para cubrir los gastos financieros, el cual corresponde a un indicador de desempeño financiero muy utilizado en las empresas.

Nota Importante:
Incrementar la Deuda cuidando que el costo de la misma no supere la Rentabilidad del Negocio, es cuestionable. ¿Por qué?

Porque mientras mayores sean los niveles de endeudamiento mayor será su costo, dado el riesgo que los acreedores puedan percibir de la empresa deudora. Debe tenerse en cuenta que existen pasivos de bajos costos, como el que facilitan los proveedores, llamado también crédito mercantil, así como los créditos preferenciales de Organismos Públicos, los subsidios y subvenciones gubernamentales.

2.    La Rentabilidad del Negocio (RN)
Es la proporción de utilidades netas obtenidas a partir de la totalidad de los activos disponibles, sin importar su fuente de financiamiento.

Cuando el costo de la deuda llega a superar la Rentabilidad del Negocio se produce para los propietarios una disminución de la Rentabilidad Financiera, esto quiere decir que no se logra la rentabilidad suficiente para cubrir los costos de dicha deuda.

De allí que se pregunte: ¿Cómo mejorar la Rentabilidad del Negocio?

R.    Gestionando sus dos componentes, es decir, incrementando la rotación de los activos disminuyendo a su vez el nivel de los mismos, e incrementando las ventas y manteniendo al mismo tiempo el nivel de activos.

Ahora bien, cuando se trata de incrementar la rotación de los activos, es necesario considerar el tipo y la naturaleza de la actividad a la cual se dedica la empresa, cuál es su capacidad instalada y cuáles son los mercados que cubre o abarca; todo esto porque el comportamiento de sus ventas y el nivel de activos dependen de esos factores mencionados. Incrementar la rotación de activos disminuyendo el nivel de éstos, puede disminuir las ventas y las utilidades, lo que no mejoraría su rotación ni el margen de utilidades.

Las ventas pueden incrementarse mediante campañas promocionales, disminución de precios, mejorando la calidad del servicio y la atención al cliente, entre otros.

Al plantearse el reto de mejorar la rentabilidad, se recomienda tener sumo cuidado con el manejo de cada una de las variables o componentes que intervienen, ya que cualquier modificación en uno de ellos puede ocasionar cambios bruscos y muy negativos en los otros. Esto nos muestra la interdependencia entre todas las variables que influyen o impactan en la Rentabilidad Financiera y en la Rentabilidad del Negocio.