Cómo Mejorar el Proceso de las PYMES y Exportación

 

El contexto de PYMES y exportación implica revisar cómo contribuyen las PYMES a las exportaciones de sus países. Igualmente, el grado de internacionalización de éstas en Latinoamérica y el Caribe, y el nivel de diversificación de sus exportaciones. Además, de considerar los obstáculos que deben superar para lograr esa internacionalización. 

Las pequeñas y medianas empresas (PYME) representan un importante componente para una economía saludable y dinámica. De tal forma, que el ecosistema emprendedor se ve fortalecido por el incremento y crecimiento de ellas, aumentando la competencia. En consecuencia, impacta significativa y positivamente en la productividad agregada y en la innovación.

En particular, en Latinoamérica y el Caribe, las PYMES representan cerca del 90% del conglomerado de empresas. De hecho, emplean la mayor proporción de la fuerza laboral (70%), tendiendo a crear una buena porción de nuevos empleos. Todo ello, a pesar un alto índice de fracaso empresarial, sin embargo, el efecto neto es positivo.

No obstante, todos los aspectos positivos planteados, las PYMES a nivel regional muestran un nivel de internacionalización bajo. Por supuesto, al compararlas con sus homólogos en países desarrollados, así como en otras economías emergentes. También, si se les compara con las grandes empresas de su mismo sector y en sus propios países.

Cabe destacar que PYMES y exportación presenta un gran desafío. Especialmente, porque América Latina y el Caribe están rezagados, sobre todo por la brecha existente en productividad. Por tanto, para las economías del área, mejorar la productividad es clave para avanzar. Pequeños y Medianos empresarios deben asumir ese reto no sólo para sobrevivir en un mercado competitivo sino para triunfar.

Ante el escenario de la internacionalización, en términos de PYMES y exportación, debe considerarse que el comercio internacional ofrece estas ventajas:

  1. Ayuda a generar la reasignación de recursos de los sectores y empresas menos productivos hacia los más productivos.
  2. Con las exportaciones las empresas aprenden e innovan, redundando en ganancias basadas en eficiencias significativas.
  3. Estimula los incentivos para invertir en aquellas actividades que promuevan la difusión tecnológica. De este modo, se genera la dispersión y difusión del conocimiento internacional.

Normalmente, las empresas deben hacer frente a muchos obstáculos cuando pretenden ingresar en mercados externos. Por lo que, tienen que contactar a los clientes en el exterior y aprender sobre canales de distribución y procedimientos administrativos. Igualmente, deberán identificar las oportunidades de negocio que esos mercados ofrecen.

Proyectando PYMES y Exportación en América Latina

 

En el caso de PYMES y exportación en la región de Latinoamérica y el Caribe, el asunto se vuelve más difícil. Además de los obstáculos mencionados, las PYMES en la región afrontan otras restricciones en distintas áreas de negocio que limitan su internacionalización. Especialmente, debido a las diversas fallas de coordinación y de mercado. Por ejemplo, la intensidad de la innovación y las capacidades del recurso humano.

Es de considerar igualmente, el limitado acceso al crédito y la forma de organización. Principalmente, porque las entidades financieras no tienen la información necesaria para monitorear y evaluar sus proyectos. También, porque los instrumentos financieros no se adecúan a las necesidades de ellas. Sin contar los problemas relacionados con la ausencia de financiamiento a largo plazo y los costos fijos del crédito.

Igualmente, las PYMES no cuentan, generalmente, con suficientes activos para responder con las garantías colaterales requeridas para acceder a los créditos.

Otras barreras a la internacionalización de las PYMES

  1. Las asimetrías de información y las fallas de coordinación limitan la competitividad y la innovación.
  2. Carecen de personal calificado y con experiencia para atender los procesos de exportación, tales como:
  • Identificar, obtener, y seleccionar información sobre los mercados externos.
  • Diseñar e implementar estrategias de marketing.
  • Desarrollar contratos en esos mercados.
  1. Escaso conocimiento sobre qué productos son exportables y sobre aquellos factores que determinan la competitividad internacional. Por ejemplo, las normas de calidad, estándares y el empaquetamiento.
  2. Otras barreras específicas como el papeleo, el lenguaje, la facturación y el manejo de ventas.
  3. Débil gobierno corporativo con estructuras de negocio y gestión frágil. Generalmente, son empresas con jerarquías organizacionales muy personalizadas y vinculadas a un solo propietario o a un grupo familiar.

Como puede apreciarse, son muchos los factores mencionados que las PYMES deben sortear para alcanzar su competitividad y su desarrollo exportador. De tal manera, que PYMES y exportación pueden ver truncado su avance en lo referente a la internacionalización. Por lo que, las PYMES deben definir estrategias que les permita mejorar su productividad y competitividad, para tener éxito con las exportaciones.

Lo más importante, es que las PYMES conforman un segmento vital de la economía de América Latina y el Caribe. De hecho, representan una gran oportunidad para el crecimiento interno de la región. Esta importancia quedó señalada en el estudio de Fedex Express realizado en el 2017 en los siguientes términos:

  • 58% de las PYMES consideró que los ingresos de exportación aumentarían en los siguientes 12 meses.
  • El 34% de las compañías experimentó un sostenido crecimiento.
  • Tan solo 18% de las empresas mostró una disminución importante de las exportaciones.
  • También se determinó que la economía digital es un elemento esencial en el optimismo de las PYMES y exportación.
  • En la región de Latinoamérica y del caribe ocho de cada diez PYMES están generando ventas mediante el comercio electrónico. Lo que representa en promedio, 678 mil dólares al año.
  • 83% de las PYMES de la región producen ingresos mediante el uso del comercio electrónico. De hecho, representa cerca del 26% del total de ingresos en promedio.
  • El 39% de las empresas encuestadas manifestó tener un incremento en los ingresos por comercio electrónico. De igual forma, 54% consideró que generarían mayores ingresos por este medio para el siguiente año.
  • La penetración del comercio móvil (m-commerce) y del comercio social (por redes sociales) entre las PYMES, es todavía baja. El nivel alcanzado en ambos mercados es del 69% y 79% respectivamente.

Esto lleva a proyectar que Pymes y exportación en Latinoamérica y el Caribe  están asumiendo consciencia de la realidad actual. 68% de la muestra cree que las nuevas tecnologías les ayudarán a exportar mucho más en los próximos años. De igual forma, 45% de las PYMES considera la inversión en nuevas tecnologías como la solución ideal para sus retos empresariales. Todo apunta al creciemiento de este sector.

Por otra parte, 58% estuvo de acuerdo en que la logística juega un papel importante en las exportaciones. Esto último se fundamenta en el hecho de que, en los últimos años, 41% de las PYMES reconocen una mayor dependencia de los proveedores de logística. En particular, esta dependencia creciente en estos proveedores obedece a que los clientes demandan entregas más rápidas (40%) y menos costosas (33%).

Resumiendo, lo relevante es que las PYMES entienden la importancia de su rol en la economía Latinoamericana y del Caribe. Así como han tomado consciencia sobre sus debilidades y restricciones. También, han asumido los retos a superar para alcanzar los niveles de desarrollo y de competitividad necesarios en el mercado internacional.

Por otra parte, tienen bien claras las medidas o acciones que deben tomar para salir adelante. Por consiguiente, cuando se hable de PYMES y exportación equivaldrá a hablar del éxito de estas empresas en la región. Incluso en el mediano plazo.