Importancia del Proceso de Inducción en las Empresas Innovadoras

El proceso de inducción es un elemento fundamental para el éxito de las empresas que desean mantener su competitividad en el ámbito laboral, para implementarlo se requiere de un estilo de gerencia y administración que supere el enfoque tradicional, un estilo que tome en cuenta factores tan importantes e influyentes en una institución, como lo son las relaciones organizacionales que surgen entre los miembros desde el primer día.

Dentro de este contexto, el propósito primordial del enfoque de gestión humana sería optimizar, a través de esas relaciones, los resultados y las metas establecidas, generando, entre otros factores, satisfacción laboral y alto desempeño. Las empresas que pretendan alcanzar una posición ventajosa en el mercado, deben ser dirigidas con una actitud estratégica permanentemente abierta a determinar los cambios del entorno e intentar anticiparse a éstos. 

Las empresas innovadoras y competitivas, actualmente están dando la importancia que requieren los métodos que influyen positivamente en el desenvolvimiento de un trabajador, como lo son los procesos de inducción en las organizaciones, ya que es el capital humano el factor clave para incrementar la productividad y el logro de los objetivos establecidos.

La Gerencia o Dirección de Gestión Humana como socio estratégico de la organización y no como un proveedor de servicio deberá motivar a la administración de la empresa a contar con personas con conocimientos amplios en distintas materias, pero además con la información general y específica necesaria sobre los roles que desempeñarán y para quiénes lo harán, de esta manera podrán hacer frente a la realidad de la organización con mayor eficacia y eficiencia.

Las personas son importantes para las organizaciones, ya que han adquirido una función aún más significativa en la creación de ventajas competitivas, por ello es importante incorporar como insumo al proceso productivo los conocimientos, habilidades, intereses y aptitudes que posee el recurso humano y adaptar, lo más pronto posible, sus competencias a las exigencias impuestas por las nuevas demandas productivas y operativas, por las innovaciones tecnológicas y las peticiones de los consumidores.

Por ello, es preciso tomar en cuenta el segundo paso para emplear a las personas de manera adecuada, ya que el primero fue su selección. Será necesario a la brevedad posible informarle a cada colaborador que inicia sobre las diversas actividades de la organización, posicionándolos en sus labores y aclarando sus papeles y objetivos, permitiendo así minimizar la sensación de inseguridad y ansiedad generada por empezar una nueva etapa, y propiciar un correcta incorporación, socialización y rápida adaptación. 

Es importante mencionar que existe un proceso de inducción específico o del puesto de trabajo que estará a cargo del supervisor inmediato y que se define como el procedimiento donde se explica de qué trata el cargo, las actividades que se realiza en el departamento al cual ha sido asignado y las que debe cumplir, también se le explican los requerimientos del puesto, la seguridad, lo que se espera de su desempeño, las reglas y normativas.

Ese mismo día o al siguiente, según el tiempo que tome la planificación, se hace la presentación del nuevo talento a sus colegas y se le otorga un recorrido por el departamento y la organización en sí, todo esto con la finalidad de apoyar la eficaz adaptación al puesto de trabajo y al desempeño de sus actividades. De este primer día dependerá una apropiada inducción y adaptación, fundamentada en relaciones sociales positivas y receptivas.

Sin embargo, la inducción no se limita allí, también es necesario implementar el proceso de inducción general o de la organización, donde se pueden tratar temas como el origen de la empresa, su trayectoria, y estructura jerárquica. Su misión, visión y objetivos, valores que la rigen, normativas y políticas. Beneficios a percibir, deberes y derechos. Por otro lado, será importante también otorgar información sobre los procesos medulares de la empresa, cómo se llevan a cabo y de qué dependen.

Conocer esta información otorgará al nuevo talento humano, mayor seguridad en cuanto a su elección. Empezará a percibir a la empresa, como parte de si, y comenzará a identificarse con sus objetivos y principios, comprometiéndose a lograr las metas individuales y grupales. Un trabajador, identificado, motivado y comprometido, será parte de en equipo dispuesto a generar los mejores resultados para el éxito empresarial, queriendo siempre otorgar lo mejor de sí.

Por ello, la importancia de propiciar un adecuado proceso de inducción en las empresas. Según el ramo y lo que maneje, será recomendable tomarse un día o varios para llevar a cabo todo este proceso y dar a conocer de manera general y específica todas las actividades que han de involucrar a cada nuevo trabajador, incluso las que no le corresponden directamente. Los procedimientos existentes, las infraestructuras utilizadas y, además, el personal clave, incluyendo a los Directivos, y a los de trabajadores base.

El proceso de inducción en una organización es un elemento clave para el éxito empresarial pues de el depende la formación de una base sólida para que un futuro colaborador esté, primeramente, identificado con los objetivos de la empresa y segundo, comprometido con sus logros. También el proceso de inducción es un elemento para fomentar el trabajo en equipo y de allí la participación, el análisis de los problemas y la toma de decisiones de los empleados, contando con colaboradores adiestrados, motivados, comprometidos e identificados con la empresa.             

Tales aspectos, se promueven desde el primer día de su contratación, otorgándoles la orientación pertinente a fin de que puedan lograr integrarse de la mejor manera al nuevo ambiente de trabajo.

Por tal razón, las organizaciones deben ocuparse de establecer planes y programas cuya finalidad sea apresurar la integración del individuo, en el menor tiempo posible, al puesto, al supervisor, al grupo de trabajo y a la organización en general. Apostando, a un talento humano que tendrá como plan de vida, a partir del momento que inicie en la empresa, crecer y desarrollarse personalmente y profesionalmente, ofreciendo su potencial como insumo para el proceso productivo de la empresa, siempre, en busca del éxito y el logro de los objetivos comunes e individuales.