Pensamiento Elástico para Impulsar la Productividad Laboral

La capacidad de pensamiento es lo que diferencia al hombre de los animales. Por años, muchos eruditos se han dedicado a desarrollarlo para que sea constructivo, positivo, funcional y con características de pensamiento elástico.

El pensamiento elástico consiste en un pensamiento donde no cabe la rigidez, el convencionalismo, el miedo al fracaso y actitudes defensivas. Por el contrario, se busca la felicidad, resiliencia, creatividad, asertividad, madurez, equilibrio y un liderazgo que inspire admiración y respeto.

Aunque pensar consiste en  recibir información del entorno, interpretarla de acuerdo con la realidad y darle significado. Los pensamientos son individuales, subjetivos y cada persona conforme a sus creencias, aprendizajes y experiencias los orientará para afrontar diversas situaciones.

Cabe destacar que es fundamental que empresarios, emprendedores y líderes organizacionales puedan enfocar su visión al pensamiento elástico. Esta forma de pensar no es que sea  una innovación, pero si un menester de organizaciones que deseen ser eficientes, eficaces y exitosas.

Origen del pensamiento elástico

Los pensamientos siempre han sido influenciados por las creencias; en la antigua Grecia los filósofos querían aprender cómo ser buenos. Sin embargo, en el año 300 A.C. existió un sabio llamado Epicuro que, focalizó en sus enseñanzas el hecho de ser feliz.

Según Epicuro esto se lograba dejando atrás el miedo, el dolor y lo que ocasiona amargura. Epicuro difundía que las acciones dirigidas a complacer a la mayoría, para lograr reconocimiento público sólo traían frustración y malos entendidos.

En consecuencia, enseñaba que para encontrar satisfacción y felicidad había que dejar de ser dogmáticos, perfeccionistas e interesados por el que dirán. Solamente, un pensamiento sencillo y sabio que conduzca a transformar positivamente a la sociedad, logra cambios más valiosos que las riquezas del mundo.

Ahora bien, las organizaciones que deseen progresar deben impulsar el pensamiento elástico en sus líderes y colaboradores. Con el objeto de encontrar el equilibrio, adaptarse y asumir que las transformaciones son necesarias, aunque tengan efectos complicados.

Estrategias para fomentar el pensamiento elástico

Las circunstancias nunca pueden ser las mismas, hay que abrir la mente y los pensamientos a nuevas posibilidades. Si en la edad media, el pensamiento elástico se hubiese practicado, nunca se habría caído en el oscurantismo que atrasó tanto a la humanidad.

A niveles gerenciales a veces se promueven actitudes paradigmáticas, donde se da más importancia a cumplir reglas estrictas que al fomento de la creatividad. A continuación se presentan algunas estrategias para fomentar el pensamiento elástico para la autoeficacia.

Romper la cápsula del perfeccionismo

Las personas rígidas y dogmáticas en el desempeño diario, se encapsulan en el perfeccionismo, el autocontrol y lo que consideran correcto. Confunden la moderación y templanza de su comportamiento, con acciones excesivamente solemnes, estructuradas y represivas.

Estas personas están encapsuladas y no tienen pensamiento elástico, les cuesta relacionarse con sus semejantes y nunca rompen el hielo. Además, no se permiten equivocarse, lo que les pone un freno a su espontaneidad y expresión de sentimientos. Lo que convierte sus vidas en una tortura, donde prevalece el régimen de la amargura y la rutina.

El perfeccionismo no se permite el error, y equivocarse es de sabios, como dice el antiguo refrán. Claro, en las organizaciones un error puede costar mucho dinero, si se  pierde un cliente o  falla un proceso productivo. Pero hasta de los errores se aprende.

A veces los errores llevan a grandes ideas, como le sucedió a Percy Spencer inventor del horno microondas. Percy trabajaba en un dispositivo de magnetrón, para  el diseño de un radar y observó que un chocolate en su bolsillo se derritió. Dado que el aparato emitía señales de microondas que afectan las propiedades de las moléculas. Entonces surge el pensamiento elástico para aprovechar las circunstancias y capitalizarlas con el invento del horno microonda.

Fomentar la resiliencia

En las organizaciones debe reinar la autoeficacia para cultivar la capacidad de adaptarse a los cambios con la mejor actitud. Sabiendo que un proceso de transformación puede ser difícil y crítico pero, si se asume positivamente se pueden vencer los miedos y superar el trance.

La estrategia de resiliencia y el reinventarse para salir del pozo sin fondo, es revisar el interior de la organización. Asimismo,  redescubrir  los recursos humanos y materiales con los cuales se cuenta mediante pensamiento elástico.

Muchas empresas luego de pasar por momentos críticos a nivel económico y organizacional resurgieron de sus cenizas como el ave fénix. En consecuencia, hoy son  respetables compañías con ganancias multimillonarias, tal como una industria importante de cómics.

Esta organización en los años 90 estuvo al borde de la quiebra, pero aprovechando sus derechos sobre sus historias de superhéroes. Les dio nuevamente vida llevándolos al cine con rotundo éxito.

Pluralidad

La pluralidad permite mantener unido y motivado un equipo de trabajo, sin importar que tan diverso sea. Esto se logra ejerciendo un liderazgo democrático con pensamiento elástico.

Los líderes plurales inspiran y sus colaboradores los apoyan por convicción y no por obligación. Además, la pluralidad permite discutir de asuntos aún cuando no siempre haya acuerdos, pero sin llegar a confrontaciones ofensivas.

El trabajo en las organizaciones se trata de que todos los integrantes sean tomados en cuenta y considerados ganadores. Para que, se pueda cumplir con los objetivos personales y empresariales con motivación y compromiso.

Camino a la felicidad

Tener pensamiento elástico aleja el estrés, las perturbaciones, la ansiedad  y hace a las personas más felices.

Cumplir con el trabajo no es visto como una obligación, por la cual se recibe un salario, sino como una responsabilidad dignificante. Los trabajadores felices son más productivos y fidelizados con la empresa.

Cuando el liderazgo empresarial se ejerce con pensamiento elástico, se fomenta un clima laboral en el que las personas son reconocidas y se desarrollan profesionalmente. Además, cuando existe felicidad laboral el trabajo se realiza con orgullo y las relaciones laborales son más efectivas y favorables.

Creativo y lógico

La creatividad  que surge del pensamiento elástico permite  generar ideas y soluciones originales e innovadoras. Los empleados con pensamiento elástico y divergente no magnifican el problema, buscan la solución mediante la inventiva.

Las personas creativas son constantes con las metas que se fijan, seguras de lo que quieren y entusiastas cuando proponen ideas. Asimismo, emplean el pensamiento convergente que impone la lógica y el análisis racional para cumplir con la meta planteada.

Es por esto que, en las organizaciones se debe fomentar la creatividad mediante el pensamiento elástico con acciones como:

  • Asignar actividades que impliquen retos para el empleado.
  • Propiciar un ambiente de confianza, por medio de la delegación de responsabilidades.
  • Incentivar la creatividad mediante estímulos como bonificaciones, premios y remuneraciones.
  • Fomentar la comunicación efectiva, creará el clima laboral sin conflictos, fricciones, ni actitudes de revanchismo.
  • Establecer jornadas laborales menos rutinarias y repetitivas.
  • Capacitar al empleado para que se perfeccione en su área de trabajo.

Para finalizar, ejercer un  liderazgo con pensamiento perfeccionista, monótono, con resistencia  al cambio y aferrado a normas estrictas es un paradigma caduco. En consecuencia, crearán un clima laboral con perjuicios, frustración, indignación, intolerancia y violencia.

Todo esto sumergirá a la empresa en un estancamiento desfavorable, que no ayuda a penetrar en los negocios globalizados y digitalizados. Por ello las empresas deben evolucionar y adaptarse a los nuevos tiempos, y esto sólo se logra alejando la monotonía y fomentando la creatividad.

Además,  fomentar el optimismo, vencer el miedo a fallar y ser espontáneo con el equipo de trabajo permitirá que se motiven. Los colaboradores motivados al logro, mediante un clima laboral apropiado son más productivos y se comprometen más con la organización para que sea exitosa. Finalmente, el pensamiento elástico ayuda a responder frente a situaciones inusitadas sobre las que no se tienen referencias previas. 

Entrenarse en el pensamiento elástico

Aunque no es un ejercicio particularmente difícil, no está de más ensayar nuevas rutinas que permitan estirar la mente:

  • Dedicar tiempo para soñar despierto.
  • Conversar con personas fuera de sus círculos sociales habituales. Extraños 
  • Salir de la zona de confort, incluso observando arte.
  • Oir ideas o conceptos aunque se esté en desacuerdo con éstas, antes de considerar los argumentos de quienes apoyan esas ideas y lo que los motivó.