Diversificación Productiva para el Crecimiento Corporativo

Una de las estrategias más utilizadas por las empresas cuando pretenden ampliar su horizonte de mercado, es la diversificación productiva. Por tanto, un negocio que busca la diversificación está pensando en expandirse, crecer, invertir y abrirse más al mercado.

En este sentido, las empresas que emplean la diversificación productiva, se esfuerzan en conseguir nuevos mercados o posibilidades de comercio para sus productos o servicios. Dentro de las razones por las que lo hacen están las oportunidades de crecimiento corporativo, incluyendo la ejecución de planes de reestructuración interna.

La diversificación productiva comprende un proceso en el cual una empresa pasa a otro nivel, desde donde puede optar por varias alternativas. Una de ellas es la de ofertar nuevos productos o servicios, otra sería realizar adquisiciones a nivel corporativo y, una tercera, de más riesgo es la de invertir.

En 1957, Igor Asnoff planteó cuatro estrategias de mercado, siendo la diversificación productiva la principal para aprovechar oportunidades de crecimiento de las distintas unidades de negocio de una empresa.

La estrategia de diversificación productiva implica que la empresa se enfoque en las áreas del espectro comercial que, aparentemente, se encuentran fuera de su alcance, sólo que, al realizar previamente un estudio, se pude determinar que se trata de una oportunidad de negocio.

¿Cómo ingresar en nuevas áreas comerciales?

En términos de diversificación productiva, una empresa puede abordar esas zonas comerciales por tres vías:

  • Ofreciendo nuevos productos.
  • Rediseñando o dándole un nuevo enfoque a los productos existentes.
  • Atraer a otros segmentos de consumidores.

Las empresas, al emprender la diversificación productiva, se encuentran ante dos opciones para hacerlo:

  1. Realizar inversiones con sus propios recursos para llegar a nuevos nichos de comercio, o en su lugar, captar a un grupo de consumidores en particular. Estas inversiones pueden estar referidas a la compra de nuevas infraestructuras y maquinarias, o la adquisición de materias primas e insumos. Este esquema utilizado por empresas de varios sectores.
  2. Comprar de manera parcial o total otra empresa que realiza operaciones en un área diferente o complementaria. Este tipo de inversión asegura que el capital de la empresa se diversifique, sin importar si las marcas se fusionan o no. Esta opción es empleada por los grandes grupos empresariales, haciendo alianzas y fusiones, o recurriendo a la absorción total de otra empresa.

Tipos de diversificación productiva de acuerdo a la actividad comercial:

  1. Diversificación Relacionada.

Este tipo de diversificación productiva consiste en combinar dos o más actividades, que de alguna manera, guardan relación entre sí. En este caso debe considerarse que, además de tratarse de actividades similares, las mismas deben tener cierta compatibilidad productiva, comercial y tecnológica.

Lo primordial en esta diversificación está en que la operación de las dos acciones de manera conjunta, generen mejores resultados a los que obtendrían si se realizan por separado.

  1. Diversificación No Relacionada.

Con esta modalidad de diversificación productiva ocurre todo lo contrario a la anterior. La diversificación, en este caso, es de actividades totalmente nuevas, sin guardar relación alguna con los productos o servicios que la empresa ofrecía antes de la acción de diversificarse.

La diversificación productiva no relacionada presenta mayores niveles de riesgo que la de tipo relacionada, por lo que la empresa deberá haber realizado los estudios previos pertinentes, contar con suficiente capital, además de disponer de cuantiosos recursos que le permitan mitigar esos riesgos. Es por esto que son los grandes grupos empresariales se han fortalecido empleando esta diversificación productiva.

Tipos de diversificación productiva en función de la forma como es aplicada la operación:

  1. Diversificación horizontal.

Con este esquema de diversificación productiva, la empresa cambia los formatos más no el enfoque. Es decir, lo que hace es ofrecer a la venta productos nuevos y en mercados que, de alguna manera, tienen relación con el nicho comercial en el que se desenvuelve la empresa. Ejemplo de ello implica el rediseño de un producto.

  1. Diversificación vertical.

Las empresas, en estos casos, invierten en actividades que elaboran insumos y productos que antes debía adquirir a otras empresas. Es como si se convirtiera en su propio proveedor y a la vez su propio cliente. Con esta acción de diversificación productiva ya no necesitará buscar fuera esos productos, ya que éstos pasan a formar parte de su propia cadena de producción.

Un ejemplo de esta modalidad se ha observado en algunas empresas dedicadas a bebidas, invirtiendo en actividades que produzcan las tapas, los envases, las cajas para embalar, entre otros.

  1. Diversificación concéntrica.

La diversificación productiva del tipo vertical concéntrica consiste en producir productos nuevos, pero, por lo general, dentro de la misma línea de los ya existentes. Como ejemplo se menciona una marca de agua mineral embotellada que, para ampliar su gama de productos, procede a lanzar la misma agua, pero con diferentes sabores, tales como limón, lima, naranja, otros.

  1. Diversificación conglomerada.

Cuando la empresa aplica la diversificación productiva conglomerada, también se orienta a elaborar nuevos productos, diferenciándose de la concéntrica en que los mismos no se relacionan con los que tradicionalmente elaboraba. Este tipo de diversificación es muy empleada por empresas y grupos de empresas de gran tamaño y complejidad.

Como ejemplo, se pueden citar empresas que inicialmente manufacturaban motores para aviones y se diversifican para producir electrodomésticos, o abren una división de alimentos.

Beneficios de la diversificación productiva empresarial:

  1. Entrar en nuevos mercados, aumentando las posibilidades de negocio y la probabilidad de obtener mayores beneficios económicos.
  2. Así como se diversifica la actividad económica, se diversifican los riesgos. Será mayor el riesgo en aquellas empresas que invierten en un sólo sector, especialmente en los tiempos de crisis y recesión económica, o frente a las amenazas de su propio entorno comercial.
  3. Mejor uso de los recursos. En ocasiones las empresas no hacen uso óptimo de los recursos productivos, siendo la diversificación una buena opción para lograrlo.
  4. Lograr mayor presencia de las marcas. Como la diversificación en la mayoría de los casos implica incursionar en nuevos mercados, esto facilita una expansión ideal para fomentar una mayor presencia de sus marcas en éstos, consolidando su posicionamiento en esos nuevos mercados.

Merece mención especial alertar que desde el momento en que las empresas deciden emplear la estrategia de diversificación productiva, también deben estar conscientes que deben estar preparadas para gestionarla correctamente. Esto es debido a que los procesos alcanzarán mayor nivel de complejidad, derivado del crecimiento y expansión que la diversificación implica.