Comunicación Global: Hacia una Economía de Información

 

La comunicación global es el contexto en el cual se generan distintas interacciones a través de diferentes medios de información.

Es la comunicación global la que ha facilitado y provee información de acceso a otras culturas, conocimientos y avances en distintos sectores. Esta interconectividad ha fomentado en gran medida la comunicación “intercultural”. Por ello, la comunicación global constituye ese factor primordial en el intercambio de conocimientos, que ha jugado un papel principal en el crecimiento de los sectores económicos y productivos.

Su alcance es mundial apoyado en herramientas comunicacionales cada vez más novedosas.

En el caso de América Latina la comunicación global ha transformando las operaciones comerciales hasta alcanzar una gran expansión de sus mercados. Por supuesto, influyendo positivamente en las esferas económica, política y social.

A su vez, el conjunto de estas transformaciones ha originado el declive de la economía tradicional basada en la idea de la producción y lo material. Llegando a afianzar otra forma de operar y manejar las transacciones, conocida como la “nueva economía de la información”. En ésta, la información que se genera tiene un nuevo lenguaje y consciencia de la complejidad global. Es decir, con una visión holística, con una comprensión del todo y de las partes.

En este sentido, la tecnología como herramienta fundamental y fuente de la comunicación global, ha ido transformando la era industrial a una post industrial. Es decir, de la economía de producción y material a la era de la información, las telecomunicaciones, la tecnología interactiva, y el internet.

Toda esta nueva cultura tecnológica ha significado una explosión de difusión masiva de datos, siendo internet la nueva plataforma en la comunicación globalTambién basada en medios masivos empresariales y corporativos a nivel mundial.

Es así que la comunicación global está sustentada en el uso del internet, y las comunicaciones 2.0. Junto con las distintas plataformas tecnológicas que hacen posible el intercambio de información masiva. Tal cual si se tratase de elementos que integran toda una red comunicacional, que mueve cantidades enormes de datos.

El papel de la comunicación en el mundo dio un gran salto en el siglo XX, cuando los avances tecnológicos se encontraban en pleno auge. Incluso se evidenció la necesidad de construir relaciones internacionales de todo tipo. Es así como la comunicación global emerge y cada vez se ha vuelto más importante a medida que la globalización evoluciona. Países como Estados Unidos, Rusia, Japón y China, han mejorado ese intercambio que transforma a su vez comercio y cultura.

Todo esto ha impactado el desarrollo y bienestar de la sociedad. Sobre todo en áreas clave como educación, salud, producción y economía.

Esta comunicación global ha permitido superar las barreras y limitaciones geográficas, culturales y políticas. Además haciendo posible que los individuos e instituciones públicas y privadas formen distintas redes a través de internet. Aunado a una nueva cultura sin distingo de razas, en la cual el intercambio de la información es lo esencial.

Contexto interno y externo de la comunicación global

En la comunicación global se distinguen dos contextos, que consisten en formas de comunicación internas y externas. La comunicación interna se apoya en los mensajes entregados desde el interior de la organización, a todos aquellos asociados que forman parte de su red. Mientras que la comunicación externa se enfoca en el intercambio de información fuera del ambiente empresarial, usualmente de manera internacional.

En este contexto, comunicación global puede entenderse como el impulso evidente de controlar y producir un impacto favorable. Tanto en interacciones externas como internas. Para lo cual se requiere tomar en cuenta los recursos tecnológicos, equipos y herramientas existentes y necesarias en los procesos productivos. 

Por cuanto, desarrollar ideas de los aspectos internos y externos conlleva, necesariamente a conducir ambos polos para producir todo un claro entramado. Mismo que debe responder con claridad a: objetivos, alcance, espacio, contenido, la filosofía de la organización y los servicios que ofrece.

Es importantes identificar las aristas principales en la comunicación interna, tales como: informar, convocar, participar y reflexionar. Mientras que en la comunicación externa son: negociar, persuadir, invitar, solicitar.

Para que la comunicación global sea exitosa, la organización debe garantizar el funcionamiento bajo ciertos criterios y valores. A saber, honestidad, transparencia, equidad, rectitud, confianza e inteligibilidad.

Siendo la empresa una red en sí misma, que forma parte de una red externa global, debe cumplir también con requisitos tecnológicos mínimos. A su vez estos permitan funcionar y mantener su sostenibilidad en un mundo digital.

El futuro inmediato de la comunicación global

El futuro anuncia infinidad de posibilidades, partiendo de los avances actuales. Entre los que se encuentran el comercio electrónico, el teletrabajo o la educación a distancia.  Al igual que el papel de la telefonía móvil como instrumento indispensable para la transmisión de informaciones y transacciones instantáneas.

El mundo cambió sus paradigmas comunicacionales, encontrándose inmerso en un contexto global. Si bien es cierto que este contexto resulta altamente complejo, y parte de la sociedad, con menos recursos aún no tiene acceso a ella. Por otra parte ha contribuido, sustancialmente, con mejorar la calidad de vida de amplios sectores de la sociedad.

Es el caso, que la actividad laboral no tiene ya en la actualidad el valor absoluto de otros tiempos, teniendo en cuenta que cada vez reduce más sus tiempos. En este sentido el ocio se configura como un pilar fundamental en la era de la comunicación global.

Incluso las innovaciones tecnológicas dan lugar a nuevos retos y al desarrollo de habilidades y conocimientos. Esta realidad ha hecho desaparecer trabajos rutinarios y repetitivos. Los cuales se convierten en tareas inteligentes que requieren creatividad, iniciativa, apertura y adaptación acorde con los tiempos.

De igual forma, se aprecia que la comunicación global otorga un poder individual dentro de lo colectivo. Por ejemplo las nuevas tecnologías están permitiendo al individuo autogestionarse,. Para ello cuenta con el ambiente virtual y real para generar nuevos servicios y emprendimientos personalizados.  Conocido hoy en día como “marca personal” en los medios digitales.

Por otra parte, la supervivencia de las empresas en un mundo globalizado entra en un proceso de fortalecimiento y modernización estratégica permanente. Así sus medios, técnicas, sistemas y canales son más eficaces, rápidos y productivos. 

De cara de afrontar el nuevo nivel de exigencia de las próximas demandas comunicacionales y sociales, se debe prevenir el escenario que se avecina. Por cuanto las empresas que detentan la propiedad de los medios de comunicación tendrán que manejarse con decisión.

En cualquier caso, hacer frente a los nuevos retos implica contar con el impresionante desarrollo tecnológico de la comunicación. Y las organizaciones deben ser previsivas en ese sentido. No en vano ya se apunta a crear nuevas posibilidades con alcance aún desconocido, pero que están latentes. Frente a la expectativa de evaluar y aprovechar las posibilidades emergentes es necesario integrar los recursos necesarios. Con la finalidad de optimizar la gestión interna en el universo de la comunicación global.

“Todos y cada vez más somos conscientes de que la percepción del mundo se realiza en buena medida a través de los medios y tecnologías de la información y de la comunicación: prensa, radio, televisión, Internet, provistos de nuevos códigos, nuevos lenguajes, junto al lenguaje verbal que sigue siendo el sustrato común a todos los demás códigos comunicativos”. Barthes (1986).

Hay que tomar en cuenta que los medios televisivos pueden convertirse en el próximo milenio en la punta del iceberg de la comunicación global. Para ello cuenta con diversos medios informativos, dentro de los cuales, una incipiente cultura del ocio ya está presente.

La comunicación global ha cambiado con internet ya que exige transparencia, una red integral y novedosas herramientas tecnológicas. En la actualidad, las fronteras entre relaciones públicas, marketing, publicidad y comunicación cada vez se encuentran más desdibujadas. Esto convierte el escenario en algo más global, y cambiante. 

El desarrollo de las conexiones llega hasta Internet y continuará sin duda en el futuro, proporcionando una revolución lingüística relevante para la comunicación global. A partir de ella tendrá incidencia en la cultura, en la filosofía. Incluso introducirá nuevas formas de conocimiento en la economía de  la información.