Cómo Deshacerse de la Basura Electrónica de la Empresa

Basura Electrónica, son aquellos dispositivos electrónicos que ya no son útiles, y se convierten en desechos o chatarra electrónica. Por otro lado, la RAE lo define como  residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Cabe acotar, que con el auge de la tecnología ha incrementado el uso de estos aparatos. Que además son sustituidos con mucha rapidez, que genera más Basura Electrónica.

La Basura electrónica lamentablemente se encuentra en muchos de los aparatos que se utilizan a diario. En algunos casos, estos forman parte fundamental para el mantenimiento de los nuevos estilos de vidas. Pero también es altamente contaminante y perjudicial para el ser humano.

La utilización de los dispositivos móviles ha llevado a la personas adaptarse a la integración tecnológica que existe hoy en día. En consecuencia, a usar herramientas que en un futuro inmediato pasarán a ser también Basura Electrónica.

Los Televisores, computadoras, teléfonos celulares y fijos, fotocopiadores, laptop, tablet, pendrive, radios, entre otros. Son algunos de los aparatos electrónicos que al llegar al final de su vida útil se  convierten en Basura Electrónica.

Cada año, en el mundo se desechan alrededor de 44,7 millones de toneladas de estos equipos. Sin embargo, cada país maneja cifras específicas de la cantidad de Basura Electrónica que genera. A continuación se mencionan algunos:

País

Basura electrónica

México

300 mil toneladas

Argentina

292 mil toneladas

Colombia

252 mil toneladas

Venezuela

233 mil toneladas

Chile y Perú

176 mil toneladas

 
Lo más notable es que estas cifras sean  modestas, debido a que el cálculo se realiza con los residuos que se arrojan  a la basura. Sin tomar en cuenta los que se mantienen almacenados en casa, oficinas, escuelas y universidades.

Países como China, Pakistán, India, Ghana y Nigeria son especialmente los más perjudicados, por esta Basura ElectrónicaSin embargo, las poblaciones en condición de pobreza encuentran un medio de sustento en el proceso de reciclaje de estos desechos. Aunque, frecuentemente, se convierta en un alto precio ambiental y para la salud pública.

El principal problema está en el material con los que están hechos estos dispositivos. La mayoría se consideran tóxicos y segregan residuos mortales, debido a que en sus componentes de fabricación contienen metales pesados como: Mercurio, plomo, Cadmio, níquel, Selenio, Arsénico, Cromo y Bromo. Por consiguiente, al no ser tratados debidamente, después de dejar de ser útiles, terminan convirtiéndose además, en un riesgo.

Contaminantes que integran la Basura Electrónica

  1. Gases policlorados, son producidos por la combustión de plásticos y gomas que frecuentemente aíslan los cables eléctricos.
  1. Polibromados, son aquellos compuestos que retrasan el fuego. Generalmente son empleados en los plásticos que están expuestos a extremas condiciones de inflamabilidad. A su vez, producen agentes  cancerígenos y neurotóxicos.
  1. Penoles, dioxinas, furanos y CO2: son gases en extremo tóxicos, que se forman con la combustión de los plásticos. Frecuentemente se usan en la mayoría de los componentes electrónicos.

Cabe acotar, que no sólo las empresas colaboran con el aumento de la basura electrónica, también lo hacen todos los usuarios. Por ejemplo, en el año 2017  en Australia y  Nueva Zelanda, se generaron aproximadamente 17 kilogramos de  Basura Electrónica por persona.

Sin embargo en América Latina los números fueron otros. La Basura Electrónica, generada por persona fue de 6,6 kilogramos. De los cuales, 29 gramos se derivaron de los celulares. Particularmente en Argentina, por habitante se registra la producción 6.9 kilogramos de estos desperdicios. Y se estima llegar hasta los 7.8 kilogramos en cuatro años.

A pesar de las graves consecuencias que genera la Basura Electrónica. Es importante mencionar que a nivel mundial,  probablemente aumente para el año 2018. Logrando crecer entre un 5% y 7% hasta llegar a los 4.800 kilotones.

Basura Electrónica, Responsabilidad Empresarial y Social. Efiempresa

La Basura Electrónica, es un problema que aumenta día a día, a medida que los procesos tecnológicos avanzan. El consumo eléctrico es demandado cada vez más por los usuarios. Por ende, las empresas, para aumentar su capital, afianzan más su estrategia de fabricación de equipos de poca durabilidad.

A futuro esta práctica se convierte en un problema socio-ambiental. Por lo tanto, cada individuo debe tomar conciencia sobre la problemática que se está presentando. Y de esta manera, centrarse en un consumo consciente y de preservación de los productos tecnológicos, a fin de minimizar la desmesurada sobreproducción de la Basura Electrónica.

Por otro lado, es importante intensificar las campañas, tanto gubernamentales como privadas, en las que se exijan garantías y se presenten alternativas para minimizar los riesgos que produce la Basura Electrónica.

Ejemplo de estas campañas, pueden ser el reciclaje de pilas y residuos electrónicos, en sitios públicos como centros comerciales y supermercados. Con el mismo propósito, los comercios también pueden  ofrecer la posibilidad de cambiar aparatos viejos por nuevos. A través de incentivos económicos, descuentos u ofertas,  que aseguren la disposición final adecuada de esta basura.

En este sentido, existen escasas políticas gubernamentales en muchos países para el manejo de este tipo de residuos. Por lo tanto, es fundamental inculcar el compromiso ambiental a la sociedad y a las empresas fabricantes. Incluyendo la necesidad de crear estrategias para reducir los riesgos que causan los desechos tecnológicos.

Finalmente, es importante y necesario que los países que conforman la comunidad mundial. Debatan nuevas  políticas de comercio exterior y refresquen los tratados de libre comercio. Donde se exijan puntualmente criterios de reciclaje, transferencia y tecnología adecuada para la eliminación de computadoras, televisores, teléfonos o cualquier equipo electrónico o eléctrico de desecho.

Por tal razón, sería una excelente sugerencia para los países desarrollados implementar políticas de donación de aparatos electrónicos, para los países en vía de desarrollo. De esta manera, ambos evitarían convertirse en grandes basureros electrónicos. A propósito de esto podrían garantizar la calidad de los equipos donados por los menos por 3 ó 4 años.

En conclusión, el uso desmesurado de dispositivos electrónicos, más la escasez de políticas para promover el reciclaje y la reutilización  de todo tipo de desechos, son la causa de que aumente la Basura Electrónica.

La Basura Electrónica es un producto letal para el mundo, especialmente para el ser humano. Sin embargo, aunque hay un incremento de las políticas de protección ambiental que contribuyen con la reducción de sus efectos. Es necesario que se logre la disminución real de ésta, y por ende de su impacto en el ambiente.