Cómo ser un gerente exitoso en 2018

Compartir en

 Al gerente del 2018 se le plantean muchos retos para ser “Bueno o Excelente”, no obstante, aquí está un resumen del perfil para serlo y algunos de esos retos que debe enfrentar. Así como los principales requisitos para lograr una gerencia exitosa.

     Una empresa está estructurada en diversas áreas, sobre las que el Gerente ejerce funciones de administración y gestión, en otras palabras, la razón por la que se hace necesario el rol de un gerente es porque permite planificar, organizar, dirigir y coordinar, controlar y evaluar todos y cada uno de los procesos y actividades que se desarrollen en el negocio o compañía. Estas son las funciones básicas del proceso Administrativo y/o Gerencial.

       Los mercados actuales están siendo más exigentes, y es necesario que las organizaciones posean niveles estructurales que jerarquicen su desempeño para cumplir con sus objetivos, y por supuesto, que exista la figura del Gerente, quien tiene la responsabilidad de tomar las decisiones. Además, tiene la responsabilidad de definir y establecer los lineamientos estratégicos a seguir para alcanzar los objetivos que hayan sido establecidos en la planificación, de este nivel dependerán tanto el éxito como el fracaso.

    En este orden de ideas, un Gerente exitoso debe ser:

     Planificador.

   Como planificador, el gerente no sólo debe dictar los lineamientos que guían para el cumplimiento de los objetivos, sino que también debe saber diseñar, junto con su equipo, las estrategias que ayuden a la organización para enfrentar las diferentes amenazas que presenta el mercado, así como para aprovechar las oportunidades que éste ofrece, al mismo tiempo que esas estrategias orienten cómo explotar las fortalezas internas para superar sus propias debilidades.

    Organizador.

   Un buen gerente debe estar en capacidad de poder estructurar y establecer el tipo de organización que resulte más adecuado a la compañía, garantizando así que dicha estructura facilite el cumplimiento de todas y cada una de las actividades. Esta función abarca la definición y organización de los recursos y actividades para alcanzar los objetivos; la definición de las diferentes áreas o departamentos y los respectivos cargos o puestos de trabajo; la definición y delegación de los distintos niveles de autoridad y la definición de las responsabilidades en cada área, cada nivel, y cada cargo.

    Director.

  Dirigir un equipo de trabajo de alto nivel no es nada fácil y requiere de muchas capacidades, entre las cuales cabe destacar el liderazgo, la motivación y la resolución de conflictos procurando generar los mejores niveles de satisfacción en ese equipo. En otras palabras, el buen gerente debe ser líder, motivador y conciliador, así como un conocedor de las Relaciones Humanas. En este ámbito se designan los cargos y se establecen las políticas sobre las comunicaciones. El buen gerente dirige para alcanzar los objetivos.

    Controlador.

    El control garantizará el éxito, “Lo que no se mide, no se conoce y no se controla, lo que no se conoce no se administra; lo que no se administra no se mejora”. En el ejercicio del control, el gerente debe definir los estándares para medir el desempeño en la organización, para garantizar que la misma está bien encaminada hacia el logro de los objetivos que hayan sido planificados.

    Dicho de otra forma, el Control le permite al gerente realizar la medición de los resultados de la gestión y sopesar el posible impacto que pueden tener sobre la organización. Para controlar, el gerente tendrá que ser impositivo, recomendando de la manera más profesional y agradable posible, para minimizar la resistencia de los trabajadores hacia el control, recordando que el control tiende a ser visto como un instrumento de castigo. Debe destacarse que no solamente deben documentarse y atenderse las desviaciones encontradas, también es muy importante registrar y documentar todos aquellos resultados que muestren un cabal cumplimiento de la planificación. En otras palabras, debe ser registrado como lecciones aprendidas tanto lo que se ha hecho muy bien como lo que no se ha hecho tan bien.

    Evaluador.

    El control permite obtener unas mediciones que determinarán variaciones o desviaciones respecto de los objetivos trazados por la dirección, ahora bien, le corresponde al gerente evaluar esos resultados o variaciones y, junto a su equipo, evaluar las mejores alternativas de acción para corregirlas y garantizar que se materialice la planificación concebida inicialmente.

   Un gerente en el 2018, además de cumplir con esos roles y funcionales descritos, debe poseer ciertas habilidades técnicas y gerenciales, siendo ambas excluyentes. Debe ser conocedor de las dos ramas del conocimiento, vale decir, tanto de los aspectos técnicos inherentes a los procesos y actividades que va a dirigir, como de los aspectos que comprende la Administración y la Gerencia.

    Habilidades Gerenciales:

El gerente es un ser humano que estará en contacto con un gran grupo de personas, por lo que no puede perder en ningún momento la humanidad en el trabajo. El titular de la Gerencia en una empresa podrá ser muy profesional con sus habilidades gerenciales y técnicas, pero si pierde la humanidad en el trabajo su integridad estará incompleta. Una empresa puede tener las mejores instalaciones, los mejores equipos y maquinarias, muchos recursos económicos y la mejor tecnología, pero el Gerente debe ser consciente que todo eso no funciona si no es movido por seres humanos que son los trabajadores o colaboradores que se desempeñan en dicha empresa.
Si quiere lograr buenos resultados, no es a través de amenazas e infundiendo miedo. Aunque esto es algo que ocurre frecuentemente, Gánese la Confianza y haga de sus empleados unos verdaderos colaboradores, ya que sin esa confianza su organización no va a funcionar como usted quisiera o espera.
Demuestre capacidad para defender a su equipo de trabajo cuando sea necesario. Un ejemplo de ello ocurre cuando una autoridad superior de la empresa le gira instrucciones u órdenes que no son factibles de realizar o que pueden causar serios inconvenientes a su grupo de trabajo y a la organización misma. Recuerde que el miedo y el temor van a estar siempre presentes, aprenda a lidiar con ellos. Cuando usted no defiende a sus trabajadores ante presiones indebidas, será un supervisor más o del montón, no un líder, y mucho menos un buen gerente.
Corrija en privado y elogie en público. Como gerente debe manejar bien las herramientas para reconocer los logros de sus empleados e incentivarlos, así como reforzarlos cuando cometan errores, esto representa una oportunidad de aprendizaje. Ante la ocurrencia de errores haga las críticas de manera constructiva y sea un verdadero líder asumiendo la responsabilidad de todo su departamento o de la empresa en su totalidad, dependiendo del nivel de gerencia que ocupe. Recuerde que se delega la autoridad más no la responsabilidad, ésta, en todo caso es compartida de manera solidaria.
Tome en cuenta los puntos de vista de sus empleados. Sea empático y póngase en los zapatos de ellos que seguro le permitirán identificar sus propios errores.
Esté dispuesto a solicitar y recibir opiniones y propuestas de sus empleados. Jamás se ponga a la defensiva. Así como aplica el “buen hablante” aplique el “buen escucha”, la cual es una habilidad gerencial muy importante en un líder. Muchos de los gerentes no la tienen y se olvidan que no se trata de tener un equipo de trabajo, se trata de “trabajar en equipo”.
El perfil para ser un gerente exitoso y más en el 2018, cuando las crisis económicas, sociales y políticas están a la orden del día en muchas regiones y países, encierra muchas características, requisitos y habilidades, aquí quedan planteadas las más relevantes. Conocerlas y tomar conciencia de ellas le allanarán el camino para que pueda afrontar los retos que el mercado actual le impone y así logrará ser exitoso en su gestión.