Los Secretos para Triunfar con una Start up Centroamérica

Start up Centroamérica, Emprendimientos con Calidad de Exportación

Centroamérica ha logrado ocupar un sexto puesto como región con un alto nivel de emprendimiento. En ella destaca Costa Rica como suelo fértil para los Start Up Centroamérica. Esto es debido a la muy buena imagen internacional reflejada en la paz, recursos naturales y valores humanos. Además de que éstos se basan en ideas y no en dinero.

Los Start Ups son organizaciones de personas que tienen una gran capacidad de cambio para desarrollar productos y/o servicios de alta innovación. De igual modo, su diseño y comercialización se orientan completamente al cliente. También se les conoce como empresas emergentes, incipientes o de arranque.

En el ranking de emprendedores de Centroamérica ocupa el primer lugar Costa Rica, superando a Honduras, El Salvador, Guatemala, Panamá y Nicaragua. En Latinoamérica, ostenta la sexta posición por encima de Colombia, Uruguay, Chile, Puerto Rico y Barbados, de acuerdo al Índice de Emprendimiento global.

Particularmente, en Costa Rica son registrados alrededor de 800 nuevos negocios con alguna aceleradora de proyectos, desarrolladora o incubadora. De hecho, este país es la nación con mayor nivel de start up Centroamérica. En otras palabras, con mayor cantidad de emprendedores en dicha región.

Entre los factores que han sido claves para alcanzar este crecimiento de Costa Rica como Start up Centroamérica, se mencionan:

  • Conocimiento de mercado.
  • Educación.
  • Acceso a la tecnología.
  • Capacitaciones fuera del país.
  • La búsqueda para diversificar los ingresos y alcanzar la independización económica.

Además de los factores señalados, está el importante rol que desempeñan las desarrolladoras, las incubadoras y aceleradoras de proyectos de emprendedores. Primeramente, porque la mayoría ofrece apoyo logístico y financiero de los que, generalmente, los negocios pequeños no disponen en su fase de inicio. También destaca que estos órganos ofrecen servicios diferentes. De esta manera, una incubadora trabaja con base en conceptos e ideas definidos, buscando potenciar la marca y otras opciones de capital.

Respecto a las aceleradoras, se caracterizan por buscar empresas que ya estén en el mercado y que ya han logrado posicionarse con recursos propios. Por tanto, su objetivo principal es el de facilitarle a esos negocios las oportunidades de negocios. Por su parte, las desarrolladoras de proyectos se orientan a agilizar los trámites requeridos por la pequeña y mediana empresa. Esencialmente, en los aspectos legales y administrativos.

Estas tres entidades tienen un punto en común: captar proyectos start up para ofrecerles asesoría para que desarrolle su arranque. De igual modo les orientan para que esa idea sea a nivel nacional e internacional. También, sirven de puentes para hallar oportunidades de negocios en diferentes mercados.

Por otro lado, las instituciones de educación superior han desarrollado sus propias iniciativas para la gestión de nuevos proyectos. Por ejemplo, la Universidad de Costa Rica (UCR) creó la Agencia Universitaria para la Gestión de Emprendimiento. De igual manera, el Tecnológico de Costa Rica tiene su proyecto Cie-Tec. Por su parte, la Universidad Nacional (UNA), también desarrolla proyectos a través de UNA-Incuba.

Los sectores que resaltan con más registro de emprendimientos son: videojuegos, productos tecnológicos, alimentos, productos orgánicos y cosméticos.

Actualmente, los start up Centroamérica enfrentan al desafío de no contar con redes de colaboración entre los países de la región. Igualmente, tampoco existen incubadoras de proyectos regionales.

Y, ¿Cuáles son los elementos necesarios para ser start up Centroamérica?

Para que cualquier país destaque como start up y no sólo en Centroamérica, sino en la América misma, son varios los factores que influyen. Entre estos tenemos:

  • La cultura de negocio.
  • La innovación de productos.
  • Capacidad de crecimiento.
  • El Networking.
  • La innovación de procesos.
  • Las oportunidades de negocio.

A finales de 2016 se realizó en Costa Rica, la novena edición del concurso de negocios y/o emprendedores para Centroamérica. De esta manera, quedó formalmente establecido el start up Centroamérica. Como resultado de la competencia, los países que participaron en la final fueron Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala y El Salvador. En total, hubo 26 finalistas, de los cuales 22 eran de Costa Rica.

En esta oportunidad, se inscribieron 500 emprendedores en la start up Centroamérica. De éstos, correspondieron 350 a Costa Rica y 150 a los otros países de la región. Con ello se demuestra que esta región conforma un espacio sólido en el ecosistema de start ups de Latinoamérica y el Caribe. Todo esto, a pesar de la inestabilidad política, social y económica del eje norte de la región. Es decir, El Salvador, Nicaragua, Guatemala y Honduras, que han sido estigmatizados por episodios de violencia.

De hecho, es importante destacar como las nuevas generaciones de emprendedores se han adaptado a ese entorno tumultuoso. En consecuencia, han sabido identificar oportunidades, creando nuevas empresas que contribuyen a la riqueza de sus países. Indudablemente, los emprendedores de estos 4 países están aprovechando la ventaja de vivir en el corredor que une a Norteamérica con Sur América. Por lo que, su espectro de oportunidades ofrece un mercado de crecimiento en los vecinos del norte y del sur.

La start up Centroamérica ha despertado interés de los inversionistas de economías poderosas. Tal es el caso de China, que desde el año 2000, ha incrementado el comercio con Latinoamérica, multiplicándolo por 22. De esta manera, las fuertes inversiones provenientes de China superan a otros financiamientos de la región.

Siendo superiores a los proporcionados por el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporación Andina de Fomento. En cualquier caso, estas inversiones pueden ayudar a estimular el ecosistema de start ups.

Es Costa Rica la que alberga el nivel de start up Centroamérica más interesante e innovador del mundo. Sin embargo, el estado costarricense no ofrece financiamiento ni apoyo suficiente a nuevos emprendimientos. Por lo que, muchos los universitarios y emprendedores han salido adelante creando sus propias compañías.

Por otra parte, el marco legal y fiscal deficiente del país hacen tedioso, lento y costoso el proceso de crear nuevas empresas. No obstante, el registro de emprendedores es numeroso y muy atractivo.

Según el reporte reciente Doing Business del Banco Mundial, Costa Rica ocupa el puesto 83 entre las 189 economías analizadas. Esto fue hacia finales de 2015, destacando que entre este año y el 2014, había descendido 10 posiciones, luego de medir los procedimientos, tiempos, requisitos y costos para abrir nuevas empresas. No obstante, este escenario, Costa Rica se destaca como la start up Centroamérica.

El centro de lanzamiento de más emprendimientos en la zona, por lo que es un referente para esta tendencia de negocios, que va en aumento.