Coaching Ejecutivo para fomentar liderazgo

Coaching Ejecutivo para Fomentar Liderazgo. Efiempresa El coaching ejecutivo es una disciplina de gran crecimiento y relevancia en el ámbito del adiestramiento empresarial porque, permite que los ejecutivos puedan capacitarse para mantenerse competitivos en un mercado cambiante, exigente, conquistado por la tecnología y donde cada día se deben enfrentar retos, para llevar la organización al éxito.

El coaching  permite que, las personas puedan entender y poner en práctica sus talentos, para mejorar su actuación laboral, no se trata de enseñar sino, de ayudarle a aprender.

En las empresas desde hace algún tiempo, se ha reflexionado sobre el coaching ejecutivo como un paradigma, que facilita a los líderes empresariales herramientas para retener y fomentar el desarrollo del talento humano. Además, de conseguir un cambio en el comportamiento del ejecutivo hacia la transformación y búsqueda del equilibrio en su vida personal y por ende en la profesional.

El coaching ejecutivo no debe confundirse con los métodos tradicionales de formación, ni con el mentoring, el counseling, la terapia psicológica, ni la consultoría, porque en realidad es un entrenamiento realizado por un coach (entrenador) que, ayuda al coachee (cliente)  en el desarrollo de sus habilidades y destrezas, para optimizar el desempeño profesional, empleando una visión general e integral  en el análisis de una realidad.

Los programas de desarrollo para líderes empresariales consideran el coaching ejecutivo como una técnica científica importante dirigida a:

  • Líderes, gerentes, directivos.
  • Personas que recientemente han asumido responsabilidades gerenciales.
  • Colaboradores con gran potencial y que en futuro próximo, accederán a cargos directivos.

¿Cuándo un directivo debe formar parte de un proceso de coaching ejecutivo?

En el momento en el cual un directivo de una organización, presenta síndromes de tipo laboral como los de Ganímedes, Procusto, Boreout, Burnout entre otros, y que sus comportamientos muestran rasgos como los siguientes:

  • Tienen problemas para manejar situaciones bajo presión y estrés.
  • Dificultades en su entorno familiar.
  • Proyecta inseguridad en la toma de decisiones significativas.
  • No es un líder inspirador ni respetado por su equipo de trabajo
  • No aprovecha los conocimientos y habilidades de las personas de su entorno laboral.
  • Es desconfiado y no delega responsabilidades.
  • No aplica su capacidad de escucha eficientemente.
  • Bloqueo ante situaciones difíciles que exigen el máximo rendimiento.
  • Desea reencausar su carrera como profesional y mejorar sus capacidades de liderazgo.

Objetivos que  más se solicitan trabajar en el coaching ejecutivo

De acuerdo con estudios realizados a 1500 directivos de empresas europeas, los objetivos que más demandan incluir en un proceso de coaching ejecutivo son: capacidades de liderazgo, adiestramiento y desarrollo de personas y equipos de trabajo, competencias emocionales y habilidades sociales.

Beneficios que aporta el coaching ejecutivo

Cuando un ejecutivo accede  de manera voluntaria, a formar parte del proceso de coaching ejecutivo para desarrollar nuevas competencias puede obtener grandes beneficios personales y a nivel empresarial, entre los que se pueden mencionar:

  • Aumento de la motivación, confianza, empatía, actitud positiva, proactividad y responsabilidad.
  • Domina el temor que obstaculiza el desempeño laboral.
  • Aplica un liderazgo motivador e inspirador entre los miembros de su equipo de trabajo.
  • Desarrolla su capacidad de comunicación personal y laboral.
  • Mejora sus habilidades para adaptarse al cambio.
  • Fomenta el trabajo colaborativo.
  • Trabaja en las soluciones y no se enfoca solamente en los conflictos.
  • En un equipo de trabajo, aprovecha la creatividad y potencialidades de sus miembros, para aumentar la productividad en la organización.
  • Impulsa con sus acciones el mejoramiento del clima laboral en la empresa.
  • Fortalece su compromiso con la compañía para el logro de las metas.
  • Perfecciona su visión de negocios.

¿Cuáles son las funciones del coach?

Como ya se mencionó anteriormente, el coach es un entrenador que tiene como labor, facilitar y guiar  al coachee en el proceso de identificar las limitaciones que no le permiten actuar eficientemente ante determinadas situaciones, a nivel empresarial y personal.

El coach tiene que ser una persona activa, colaboradora,  responsable con su labor, con experiencia, certificado por instituciones reconocidas, que conozca los valores y  objetivos de la organización.

Asimismo, debe estar dispuesto a ofrecer su apoyo durante todo el proceso de coaching ejecutivo, demostrando la filosofía de su método, para apartar al ejecutivo que necesita el coaching de ese espacio de bienestar, que crea a su alrededor y que no le permite tener una visión ampliada.

En algunas oportunidades, en las organizaciones existe el dilema de contratar un coach externo o interno. Siempre es más recomendable emplear un coach externo porque, al iniciar el proceso de coaching ejecutivo, el directivo puede de manera más objetiva presentar sus ideas, se evitan las parcialidades y el proceso no se ve influenciado por un coach que trabaja en la misma empresa.

Procedimiento para efectuar el coaching ejecutivo

En un proceso tan importante, donde los ejecutivos de una organización pueden auto conocerse y mejorar su motivación, inteligencia emocional, habilidades gerenciales y de liderazgo para que, el proceso sea eficiente y se logren los objetivos deseados se recomienda:

  • Emplear un coach certificado y con experiencia.
  • El coachee debe incorporarse al proceso de coaching ejecutivo voluntariamente, sin presiones y con el firme compromiso de mejorar con un pensamiento positivo y constructivo.
  • El proceso de coaching empresarial, debe tener una duración mínima entre seis meses y un año.
  • La relación entre el coach y el coachee  debe ser guiada por un método específico, que genere una excelente retroalimentación.
  • El proceso de coaching ejecutivo, debe permitir la medición para determinar su efectividad. Esto se logra mediante el establecimiento de objetivos cuantificables. Además, cuando ocurre un cambio de conducta y adquisición de habilidades y destrezas, se puede decir que, ocurrió transferencia de aprendizaje.

Cuando un directivo decide iniciar un proceso de coaching ejecutivo, está accediendo voluntariamente a una herramienta de formación y apoyo, donde es posible detectar sus necesidades e intereses, por medio de sesiones y de esta forma, aprender a reconocer las mejores herramientas, para mejorar la comunicación, la autoestima, la confianza y las habilidades de liderazgo, bien sea en una fase de expansión empresarial o en un momento difícil, en el que se requiere de un ejecutivo inspirador, con visión empresarial y que pueda conducir eficientemente su equipo de trabajo para el logro de las metas empresariales.