¿Cómo Evitar las Causas del Fracaso Empresarial?

 

En cualquier ámbito podemos encontrar causas del fracaso cuando observamos que no se cumple con los objetivos propuestos o planificados. De esta manera, se plantea el fracaso personal, político, económico y empresarial.

Para hablar de fracaso debemos referirnos al éxito que se espera que toda empresa tenga desde que es creada. Sin embargo las estadísticas proporcionan datos que no es posible ignorar. Generalmente, la mayoría de las empresas (9 de cada 10), cierran sus puertas antes del quinto año de existencia.

Principales causas del fracaso de las empresas

Las organizaciones pasan por varias etapas, inicio, crecimiento, madurez o cosecha y, declinación. Básicamente, es en la fase de crecimiento donde se observa, regularmente, el fracaso de muchas de las empresas. Al respecto, los expertos señalan que la tendencia al fracaso es de un 80% en el primer año después de haber iniciado la empresa.

Por otra parte, también indican que en el lapso de los primeros 5 años, el fracaso es de un 90%. Veamos entonces las principales causas del fracaso.

  1. Ausencia de análisis o planes estratégicos.

Se considera como la mayor de las causas del fracaso en las organizaciones. Indudablemente, un proyecto de negocio orientado al momento del día o al corto plazo, tendrá un futuro incierto. De esta forma, la empresa no estará preparada para afrontar los cambios que la economía y el mercado vayan dictando. Por lo que, sus competidores con más experiencia le llevarán una gran ventaja utilizando nuevos principios y herramientas.

La cultura de la planificación estratégica y de la innovación no es exclusiva de las grandes empresas y de las multinacionales. Lo más notable, es que la pequeña y mediana empresa (PYME) que adopta esta realidad en sus planes, muestra sorprendentes resultados. De cualquier forma, no basta con tener los profesionales idóneos para esta tarea, ni contratar los servicios de consultoría externa. Más que nada, lo más importante es tener la convicción y disposición para aplicarlos. Por tanto, el empresario o emprendedor es el mayor responsable de su empresa, tanto de las actuaciones como de los resultados.

Al no utilizar análisis estratégico, las empresas cometen el error de lanzar al mercado propuestas inoportunas. En muchos casos, que no atienden necesidades reales. Por lo general, esto es ocasionados por errores como la falta de productos innovadores y la no selección del segmento correcto. Adicionalmente, la escasez de mano de obra calificada y la falta de análisis de la competencia, entre otros. Todos ellos conforman causas del fracaso de las empresas.

  1. Los presupuestos conservadores o falta de previsión financiera.

Muchos de los expertos en marketing se quejan que el presupuesto que se les asigna no es suficiente. También es cierto que la mayoría de ellos no tienen las capacidades para entender las pautas precisas de las finanzas y las inversiones. Por tanto, no sorprende que las acciones de marketing, en muchas ocasiones, sean ineficaces.

Por otra parte, hay empresas que no comulgan con la filosofía del marketing. Por lo que consideran que aplicar sus recursos en actividades de mercadeo, representa una pérdida de tiempo y dinero. En consecuencia, los presupuestos destinados al marketing, siempre serán insuficientes para lograr los resultados esperados.

Los empresarios que recién comienzan y los emprendedores, tienden a trabajar con base a corazonadas, improvisando en todas sus acciones. De hecho, esto es un grave error, que en el corto plazo le traerá serios problemas financieros. Por tanto, no determinar los fondos para operar y la mala planeación son causas del fracaso de las nuevas empresas. Por esta razón, se recomienda que las empresas establezcan una estructura financiera clara. Incluso que le permita conocer lo que gasta, lo que invierte y los beneficios que obtiene.

  1. La deficiente gestión financiera de los beneficios.

En su mayoría, las estructuras de los negocios dependen, del financiamiento por parte de terceros en un 60%. El porcentaje restante corresponde a recursos propios. En particular, se incurre en mala administración financiera que genera problemas como los siguientes:

  • Los dueños de empresas tienden a mezclar sus gastos personales con los de la empresa.
  • Ausencia de controles anti fraude.
  • Falta de control sobre los gastos y los costos.
  • Incumplimiento del proceso de cuentas por cobrar.

Estas deficiencias son las causas del fracaso más comunes en las empresas. De hecho, es una práctica que se observa con frecuencia en empresas pequeñas y medianas, como también en empresas familiares.

También se observa que muchos propietarios no reinvierten los beneficios que van obteniendo en los primeros años de vida del negocio. Por el contrario, lo ahogan o sobrecargan con gastos innecesarios e improductivos. Por tanto, se recomienda reinvertir los beneficios, al menos durante los primeros 5 años, a fin de capitalizar suficientemente la empresa. De cualquier forma, lo más indicado sería capitalizar beneficios durante 10 años antes de retribuir a los propietarios o accionistas.

  1. Ausencia o deficiente gestión del talento humano.

Un gran número de empresas no tienen la capacidad para captar y contratar los mejores profesionales y técnicos para su organización. Principalmente, adolecen de adecuadas políticas de selección de personal. Por lo que, no aplican procesos realmente lógicos y científicos. Por el contrario, la de los mismos son realizados con mucha rapidez y bajo criterios subjetivos. De hecho, las empresas que no consideren al recurso humano como su más valioso capital estará en graves problemas. Obviamente, ésta es una de las causas del fracaso de las mismas.

Adicionalmente, para una sana gestión del talento humano deben establecerse estrategias para definir lo siguiente:

  • Los planes de remuneración y retribución.
  • El sistema de promociones y ascensos.
  • Los programas de formación incluyendo la inducción.
  • El sistema de evaluación de desempeño.
  • El sistema de recompensas.
  1. La falta de inversión en investigación, desarrollo e innovación.

Existe una fuerte tendencia en muchas empresas a dejar que sus productos o servicios se estanquen o congelen en el tiempo. En consecuencia, son rápidamente superados por las soluciones que proponen las empresas más innovadoras. De hecho, el problema central es cuando el proyecto de la empresa parece más de lo mismo.

No invertir en estas actividades para ofrecer nuevas soluciones a los consumidores, es otra de las causas del fracaso en empresas.

  1. La ausencia de controles.

Otra de las causas del fracaso, especialmente en la PYME es la falta de controles en sus primeros años de vida. Principalmente, esto ocurre porque muchos emprendimientos se realizan en ambientes familiares y casi informales. Básicamente, se recomiendan controles sobre el efectivo, el personal, inventarios, gastos, costos, ventas, compras y la producción

Resumiendo, puede decirse que es fundamental evitar todas estas causas del fracaso si las empresas quieren conseguir un óptimo rendimiento en sus operaciones. De tal manera que el empresario o el emprendedor no tienen que ser expertos en todos los temas que conforman la gestión de negocios. Pero si deben recurrir a los servicios profesionales de consultoría.

Siempre hay que hacer frente a una variada dinámica de situaciones en el entorno empresarial. Contar entonces con el respaldo de saber como hacerlo es esencial. Aún cuando ese conocimiento sea externo, lo importante es que esté disponible en el momento en que se necesita. De lo contrario, su ausencia en el momento crucial más que una debilidad se transforma en una de las causas del fracaso